Revista digital de arte contemporáneo

1989. Tras las conversaciones de Argel. Delirio y tregua

"en Eventos/Exposiciones/Museos"

San Sebastián 2016 y Artium inauguran la muestra 1989. Tras las conversaciones de Argel. Delirio y tregua.

➥ Esta exposición, comisariada por Carles Guerra y enmarcada en el proyecto Tratado de paz, presenta los efectos del terrorismo sobre el arte entre 1987 y el “cese definitivo de la actividad armada” de ETA en 2011.
San Sebastián 2016 y Artium inauguran la muestra 1989. Tras las conversaciones de Argel. Delirio y tregua
Inauguración “1989. Tras las conversaciones de Argel. Delirio y tregua”

Artium, Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo y San Sebastián 2016, Capital Europea de la Cultura han inaugurado la exposición 1989. Tras las Conversaciones de Argel. Delirio y tregua. Comisariada por el director de la Fundació Antoni Tàpies, Carles Guerra, se trata de uno de los siete casos de estudio que apoyan la exposición central del proyecto Tratado de Paz, el más ambicioso del programa de San Sebastián 2016. Esta exposición está coproducida por Artium, Fundació Antoni Tàpies y San Sebastián 2016.

Ibon Aranberri Ethnics, 1998 Collezione La Gaia, Busca, Italia
Ibon Aranberri Ethnics, 1998. Collezione La Gaia, Busca, Italia

En palabras del propio Guerra, “lejos de ilustrar la violencia con las perspectivas éticas y políticas que ella misma ha generado”, esta exposición presenta los efectos del terrorismo sobre el arte producido en el en el intervalo histórico que se sitúa desde las Conversaciones de Argel (1987-1989) entre ETA y el Gobierno de España hasta el “cese definitivo de la actividad armada” en 2011.

Guerra se centra en esta exposición en la alteración del significado de las imágenes y los objetos como consecuencia de la violencia sufrida en esta etapa. A su juicio, “son objetos e imágenes literalmente atravesados por los acontecimientos, de modo que pierden su capacidad de ilustrarlos”.

Para ello, el comisario ha reunido más de un centenar de obras de arte y otros documentos y objetos. Entre los artistas representados se encuentran Jorge Oteiza, Antoni Tàpies, Joan Miró, Joan Miró, José Gutiérrez Solana, Luis Claramunt, Jeff Koons, Allan Sekula, Ibon Aranberri, Eduardo Nave, Jon Mikel Euba, Asier Pérez, Xavier Ribas, e Iñaki Garmendia, entre otros. Contiene también una amplia selección de fotografías de prensa de fotógrafos como Manel Armengol, Jon Urbe o Jon Herraez, entre otros, así como documentos de diversa índole, entre ellos algunos vinculados a artistas como Jorge Oteiza procedentes de la Fundación Sancho el Sabio o ejemplares de la revista Zutik.

Asimismo, Guerra ha recopilado diferentes objetos como una cinta de casete fechada en 1976 que en su exterior muestra una anotación añadida en el Archivo-biblioteca de los padres benedictinos de Lazkao donde está depositada. La inscripción advierte de que se trata de una grabación realizada por algún comando de ETA, pero que los primeros minutos presentan un largo silencio para que, en caso de que la cinta cayera en manos de la policía, pareciese una cinta virgen sin contenido alguno. De igual forma, se podrá ver el USB recibido el 20 de octubre de 2011 en la redacción del diario Berria que recoge el anuncio del cese definitivo de la actividad armada de ETA, publicado al día siguiente en el mismo diario.

Asier Pérez González Kissarama, 2001
Asier Pérez González, Kissarama, 2001

La exposición se podrá visitar hasta el 1 de noviembre en Artium de Gasteiz y después se trasladará a la Fundació Antoni Tàpies de Barcelona desde el 11 de noviembre hasta el 15 de enero.

..”Dadas estas condiciones, lo que este caso de estudio puede presentar es un conjunto de artefactos culturales cuyo significado sufrirá perturbaciones traumáticas. El delirio que se adueña de la percepción retuerce los significados. La polémica se convierte en una forma de mirar cuando no hay representaciones claras. La retórica nos alivia ante la imposibilidad de contemplar el terror puro, la violencia desnuda, pornográ camente expuesta. No se trata de monumentalizar la memoria ni de hacer un espectáculo de la violencia y su explícita condena. No se trata de anestesiar los efectos de la violencia con sus representaciones, no. Efectivamente, aún no tenemos un acuerdo de paz. Trauma, descomposición, aplazamiento. Delirio y tregua.”  Pedro G. Romero

Comentarios

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

"Lo último en Eventos"

La Ciudad Invadida

La Ciudad Invadida Municipio de Guillena Comisarias: Patricia Bueno del Río y
Ir