40 días en la Frontera de Amine Asselman | The Waiting Room

"en Comisariado/Exposiciones"

40 días en la Frontera | Amine Asselman
The Waiting Room
Sala de espera Onfisio | Pontevedra
5 nov – 17 dic 2016


Amine Asselman
Amine Asselman

A finales de abril de 2016, la sala de espera de OnFisio, clínica de fisioterapia ubicada en Pontevedra, se convirtió en sala de exposiciones, acogiendo una propuesta no convencional, que adquiere forma de ciclo de exposiciones, iniciando así una colaboración de largo recorrido que sirve de marco para acercar las propuestas artísticas de jóvenes artistas al público, tratando de establecer nuevas dinámicas y formular un nuevo escenario para el arte y la cultura. Así, el próximo 5 de noviembre a las 13:00h. se inaugura la cuarta propuesta expositiva, 40 días en la Frontera del artista Amine Asselman.

Foto: Aitana Tubío

Coincidiendo con la jornada inaugural, tendrá lugar un encuentro abierto al público en el que participarán el artista, Amine Asselman, y el comisario, Francisco Porto. Será una ocasión para debatir sobre las claves de su trabajo y acercarse de un modo directo e informal a las preocupaciones que subyacen al discurso estético. Asimismo, la inauguración contará con el apoyo de Bodega Granbazán y de Central Lechera Gallega, que ofrecerán una degustación de sus productos.

 

Foto: Aitana Tubío

40 días en la Frontera, obra y título que lleva la exposición de Amine Asselman (Toulouse, Francia, 1989) dentro del proyecto curatorial The Waiting Room, comisariado por Francisco Porto, representa tres situaciones fronterizas: la angustia (40 días en la frontera), la burocracia cultural (Cultura transfronteriza) y el paso del tiempo (Rock the Frontera).

Amine Asselman. Rock the Frontera, 2015.
Amine Asselman. Rock the Frontera, 2015.

La propia experiencia del artista al cruzar la frontera entre Marruecos y España – España y Marruecos es crucial en todas sus obras. Volkman en Crossing Borders defiende que Las fronteras se cruzan con facilidad desde los países metropolitanos, mientras que los intentos de entrar desde los llamados países periféricos se enfrentan a unas fronteras burocráticas y a un control policial mucho menos “permeables”.

Las fronteras burocráticas están representadas en Asselman a través de las tres piezas que engloba el proyecto 40 días en la Frontera. La primera frontera burocrática que se plantea son las largas colas multiculturales que se producen diariamente. En la pieza 40 días en la Frontera, Amine transcribe las palabras encontradas en el grupo Por dónde va la cola de la red social Facebook. Las fronteras físicas se transforman en una vivencia personal en la que cada una de las personas que sufren la angustia de la espera comentan su destino. Asselman lo traslada este juego burocrático a un juego de naipes con el dorso bajo dos colores: azul y rojo. El rojo simboliza los días malos y los días azules los días buenos. En la cara de cada una de las cartas y dependiendo del color aparecen las frases que van colgando cada uno de los transeuntes que en ese momento se encuentran en la cola. Un proceso que la mayoría de las veces depende del azar y en otras del haceroso proceso burocrático creándose un múltiple diálogo entre la comunidad que cruza la frontera (ya sean meros turistas o comerciantes).

Amine Asselman Cultura transfronteriza, 2015
Amine Asselman Cultura transfronteriza, 2015

Cultura transfronteriza, continúa incidiendo en el proceso burocrático en el cual el órgano supervisor cuña el pasaporte una y otra vez formando un mosaico ilegible creado de forma aleatoria. Proceso que en este caso lleva al artista a reproducirlo de forma contínua y constante incidiendo en la problemática de cruzar las líneas imaginarias una y otra vez creadas por ambos países por razones geopolíticas.

No obstante, ¿cuántas veces nos ponemos en la piel del otro?, ¿es realmente un conflicto el cruzar la frontera? y ¿si no existiesen las fronteras eliminaríamos el problema?. Estas son algunas de las preguntas a las que nos invita a comprobar en nuestro mismo cuerpo y mente el artista a través de la pieza Rock the Frontera. Un proceso largo en el que el coleccionista de arte contemporáneo tendrá que pasar para obtener (o no) finalmente la obra llevándonos a una catársis final transfronteriza.

En conclusión, 40 días en la frontera nos trasladará durante 40 días expositivos a una espera que en vez de interminable, angustiosa, desesperante e injusta nos hará repensar como cada uno de nosotros queremos esperar a cruzar.

Francisco Porto

Amine Asselman. Estética fronteriza “Propuestas de diseño para alambre de espino”, 2015
Amine Asselman. Estética fronteriza “Propuestas de diseño para alambre de espino”, 2015

SOBRE EL ARTISTA

Amine Asselman, artista multidisciplinar de origen Marroquí nacido en Toulouse, Francia en 1989. Desarrolló sus estudios artísticos entre Marruecos y España. Empezó la carrera de Diseño Publicitario en el Instituto Nacional de Bellas Artes de Tetuán, Marruecos, donde mostró un gran interés por el arte contemporáneo, lo que le llevó a hacer un Máster de Arte Contemporáneo en la Facultad de Bellas Artes de Pontevedra, en España. Actualmente se encuentra realizando el doctorado en la misma facultad.

Sus obras tratan temas de actualidad política y cultural que afectan a su entorno y su identidad. Moviéndose constantemente entre lo estético y lo reivindicativo, lo funcional y lo artístico.

Comentarios

"Lo último en Comisariado"

Ciudad de Vacaciones

Ciudad de Vacaciones Museo Es Baluard Hasta el 22 de octubre Artistas:
Ir