Antonio R. Montesinos, reinterpretando las reglas

"en #Arte en Andalucía/Exposiciones/Galerías"

La expresión inglesa Loop-Hole significa literalmente «un agujero en un bucle», pero se puede traducir como un «vacío legal», un «resquicio» o directamente como «escapatoria».

Con esta expresión se explica cómo siempre que hay un loop—un bucle, un nudo, un obstáculo— este mismo bucle abre un espacio —agujero— por donde poder escapar. Se utiliza frecuentemente para hablar de vacíos legales, de huecos en la seguridad y en general de todo lo que escapa a un sistema de clasificación, de seguridad o de disciplina.

Este proyecto Antonio R. Montesinos pretende continuar investigando sobre metodologías, conceptos y temáticas habituales en su trabajo, como la deambulación urbana, la fotografía o la utilización de objetos y materiales encontrados. En el plano conceptual se pretende trabajar una vez más sobre «lo ordenado y lo entrópico», la reinterpretación de reglas, lo lúdico y sobre cómo podemos ejercer cierto rango de libertad cuando usamos de forma distorsionada las estructuras que organizan nuestra experiencia cotidiana.

Por tanto, la exposición pretende exhibir una serie de piezas que juegan/pervierten ciertas estructuras que organizan nuestros movimientos en el espacio público. Estructuras como las vallas, la señalización pública o los procesos de higiene.

Manteniendo continuidad con la exposición anterior en la galería, el artista profundiza en la utilización de la exploración urbana, en la órbita de la deriva situacionista, y en la reutilización de elementos encontrados. Esta vez se utilizan varias formas de hacerlo: se utilizan objetos encontrados en el ámbito urbano, como en ‘Baranda o quitamiedos’; se introduce elementos mediante la fotografía, como en ‘La pintura como norma’ o se reinterpretan algunos hallazgos que Montesinos encuentra en sus tránsitos cotidianos, como en la serie ‘Higiene’.

En esta ocasión el artista reflexiona sobre la confrontación entre ese movimiento azaroso y las estructuras que organizan nuestros cuerpos y nuestros movimientos en el espacio público. Para ello interviene estas rígidas estructuras mediante procedimientos en los que es muy importante azar, como esencia de lo lúdico y como fundamento de la transgresión y la cultura (Huizinga), así como con metodologías inspiradas en el desorden y en el concepto de entropía, otra de las constantes en el trabajo del artista. Siguiendo estos recursos Montesinos pone de manifiesto esos resquicios o intersticios marginales que se dan en los sistemas, y es en estos donde encuentra la posibilidad de un ejercicio disidente frente al exceso de regulación de los poderes públicos.

Para J. Ranciere el arte que genera sentido político, en la más amplia acepción de la expresión, se forma en los márgenes. Loreto Alonso establece unas categorías de producción como la ‘distraída’, la ‘desobediente’, la ‘precaria’ y la ‘invertebrada’, todas ellas habitantes de los intersticios dejados por otras, que lejos de pertenecer a mundos alternativos, son tácticas en los adentros y afueras prefijados, configurando con ello nuevos planteamientos que aspiran a modificar las condiciones en que tienen lugar en virtud de nuevas posibilidades, plenas de potencial creativo y de capacidad de resistencia frente al orden establecido. Antonio R. Montesinos, una vez más, nos invita a entrar en el juego y, más allá del ejercicio lúdico-creativo, extrapolar las conclusiones que de él se deriven a reflexiones de mayor alcance.

Antonio R. Montesinos | Loop-hole
Hasta el 7 de diciembre de 2018
Galería Isabel Hurley

Comentarios

"Lo último en #Arte en Andalucía"

Ir