ASPHODÈLE

"en #Arte en Madrid/#Territorios/Exposiciones"

ASPHODÈLE
JEANNE DE PETRICONI
Galería Magda Bellotti, Madrid
Hasta el 23 de abril de 2018


En el canto XI de la Odisea, Ulises desciende a los Infiernos y habla con Aquiles de la guerra, de la muerte, de la vida. Ambos se encuentran sobre un prado de asfódelos. El asfódelo, de raíces dulces y flores blancas en racimo, es una planta salvaje, la única capaz de sobrevivir en el Más Allá homérico. Será la planta de los muertos, su alimento, la intermediaria entre los dos mundos. En Córcega, el asfódelo ha cubierto durante siglos los lugares de enterramiento. Fue también alimento, planta medicinal y soporte para el fuego de las casas, con llamas vivas y duraderas. Juega además un papel central en el contexto de los ritos funerarios, dentro de la construcción ritual de la noción de mazzerismo, ligada al chamanismo. Por las noches, hombres y mujeres mazzeri de distintas regiones corsas cazan animales que representan a personas conocidas, y combaten entre sí con ramas de asfódelo en un territorio intermedio entre la realidad y el sueño.Anteriores a Homero, los mazzeri corsos intuyen en los ojos de los animales muertos la muerte de mujeres y hombres próximos, que morirán entre tres días y año después de la cacería onírica.

Esta muestra aísla y cuestiona la imagen específica del asfódelo, que concentra a modo de encrucijada toda una codificación cultural ligada a la muerte; la piensa desde su literalidad hasta su condición de símbolo, violenta sus dimensiones, la despieza y la evidencia en nuestra memoria como construcción artificial. En la línea que exploran las anteriores esculturas de Jeanne de Petriconi, cada una de las piezas que componen esta planta real e imaginaria es el punto de partida para nuevas formas susceptibles de dar lugar a nuevos relatos míticos, obligando a pensar el proceso de producción de símbolos culturales a partir de fragmentos de nuestra realidad cotidiana.

La propuesta se estructura alrededor de una pieza central: una escultura totémicaformada por raíces bulbosas de asfódelo, de tamaños imposibles, que atraviesan el techo hacia la luz, convirtiendo la galería en cámara funeraria. En su interior, un racimo hipertrofiado de sus flores blancas yace en el suelo a modo de ofrenda. Y como eco de la pintura mural con instrucciones sobre las etapas a superar al pasar al otro lado, la imagen del asfódelo como llave entre ambos mundos es descompuesta en teselas discontinuas, que llevan esta imagen hacia la abstracción. Esta articulación de una cierta frontera porosa entre realismo y abstracción irradia todas las piezas, heredera de otras posibles transiciones poéticas entre los dos mundos, el conocido y el imaginado, fijadas desde la Antigüedad.

Comentarios

"Lo último en #Arte en Madrid"

Ir