Conversando con Alejandra Freymann

"en Entrevistas/Opinión"

Entrevista a Alejandra Freymann


2 líneas sobre Alejandra Freymann

Alejandra Freymann nació en México en 1983. Pasó su infancia entre Bruselas y Sevilla. Estudió en la Facultad de Bellas Artes de Cuenca, donde reside actualmente. Se dedica principalmente a la pintura y en menor medida al dibujo.

Alejandra Freymann Tras las montañas azules
Alejandra Freymann Tras las montañas azules

LT_ ¿Cómo definirías el arte contemporáneo en una palabra?

AF_ Juego.

LT_ ¿Podrías explicarte…?

AF_ Me gusta la idea de obrar sin propósito. De dedicarme a lo inútil, en el sentido de hacer sólo por el gusto de hacer. Creo que el arte siempre tiene algo de lúdico y desinteresado. Sigue sus propias reglas, que van cambiando a medida que lo hace el arte.

LT_ ¿Quién decide qué es arte?

AF_ Un ente invisible y silencioso que se genera entre el artista y el espectador.

LT_ ¿Qué encargo te gustaría recibir?

AF_ Me gustaría exponer en un castillo medieval.

LT_ Un comentario sobre tu trabajo que te haya gustado…

AF_ Hace poco una chica entró en mi estudio y me dijo que mis cuadros son como una ventana por la que tirarse. Me pareció una frase muy bonita.

LT_ Un agente artístico que esté haciendo un buen trabajo actualmente…

AF_ La crisis como tsunami.

LT_ ¿De qué artista te gustaría tener una obra?

AF_ De Patinir.

LT_ ¿Qué piensas del sistema artístico español en la actualidad?

AF_ Mi visión es muy parcial. En general diría que está todo en mal momento. Supongo que las épocas de cambios son así. Convulsas y difíciles. Imagino que lo bueno es que ésto podría generar modelos más interesantes para el futuro. O no…

LT_ ¿Podríamos decir que refleja la sociedad actual?

AF_ Sí y no. En parte sí, porque la inestabilidad es palpable a todos los niveles, y en parte no, porque el mundo del arte no siempre está en contacto con toda la sociedad. De todos modos diferenciaría entre el sistema artístico y el arte en sí mismo. El sistema sí que refleja en parte la sociedad actual, puesto que forma parte de ella. El arte no necesariamente.

LT_ ¿Se está confundiendo el arte con el mensaje?

AF_ Creo que siempre ha sido así. Pero no pienso que sea un problema. Para mí lo importante en una obra de arte no es “el mensaje” detrás de la obra, como si fueran dos cosas distintas, sino aquello que no se puede explicar tan fácilmente con palabras.

LT_ ¿Cómo ves la situación del mercado español de arte contemporáneo y cuál es la posición del coleccionismo?

AF_ Muy mal, por supuesto. No se vende prácticamente nada. Conozco a muy pocos artistas que puedan vivir de sus ventas ahora mismo. La posición del coleccionismo la desconozco.

LT_ Una institución pública indispensable…, y un espacio privado…

AF_ Me resultaría difícil reducirlo a dos. Sobre todo entre los espacios privados hay cada vez más con muchísimo interés. Desde fundaciones que abarcan modelos muy diversos a iniciativas más pequeñas hechas con mucho mimo.

LT_ ¿Qué líneas de comisariado se están siguiendo actualmente?

AF_ No lo sé. No es mi campo.

LT_ ¿Qué supone hoy la crítica?

AF_ Creo que la crítica en sí misma sigue suponiendo lo mismo que antes. Sigue siendo indispensable la reflexión en torno al arte y la labor de contextualizar todo lo que va ocurriendo al respecto. Lo que está cambiando es más bien el medio. Hay muchos blogs especializados y revistas online que están dando voz a muchas formas de pensamiento que posiblemente tendrían una difusión mucho más difícil en la prensa en papel.

LT_ ¿Alguna buena noticia vinculada al arte?

AF_ Que siga existiendo.

LT_ A una gran mayoría no le gusta el arte contemporáneo porque le resulta difícil de entender…

AF_ Por una parte está el tema de la educación. La educación pública no propicia en absoluto la formación de una sensibilidad estética. Más bien todo lo contrario. Y por otra parte está esa idea del “arte para todos”. Como si todo el mundo tuviera que ser obligatoriamente un público especializado en arte contemporáneo. No todo el mundo comprende la química molecular y nadie se ofende por ello. Pero parece que con el arte sí pasa eso. En cierto modo creo que tiene que ver con lo que mencionaba en otra pregunta, de la idea de que tenga que existir “un mensaje” comprensible y absoluto. Y luego está el dinero. El mercado del arte es tan disparatado que mucha gente se indigna y con razón por lo que se puede llegar a pagar por cosas “incomprensibles”. Pero espero que se indignen también por lo que cobran políticos y futbolistas, porque éso también es incomprensible.

El mercado lo ensucia todo, pero más allá de éso creo que la educación es el tema importante aquí.

LT_ ¿Cuál es el papel del público en la actualidad?

AF_ Me resulta difícil pensar en el concepto de público como una sola cosa. Pienso más bien en muchas individualidades. Y cada persona puede desempeñar un papel muy distinto como público. Ver, experimentar, opinar, rechazar, adorar, tener el síndrome de Stendhal, quedarse indiferente, sentir gran desconcierto…

Comentarios

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

"Lo último en Entrevistas"

Ir