Conversando con Alejandro Bombín

"en Entrevistas/Investigación/Opinión"
Alejandro Bombín, 1985.
Desde su licenciatura, Alejandro Bombín mantiene una dedicación exclusiva a su labor artística. Su pintura alude a las fuerzas de transmisión de la imagen en el ámbito tecnológico, pero también a las relativas a la herencia cultural, entendida como perpetuación del pasado en el presente.
Foto: Denizrules

_ ¿Cómo definirías el arte contemporáneo en una palabra?

El Arte a prueba. En una palabra, indemostrado.

_ ¿Podrías explicarte…?

En un sentido amplio el arte contemporáneo es inabarcable. Pues engloba cualquier proclamación expresiva de tiempo presente, sin implicar necesariamente legitimación. Años o incluso siglos después se equilibra la balanza. De hecho podría enfocarlo de otra manera y decir que el Arte del pasado que sigue conmoviéndonos ahora, está vivo todavía y por tanto también es contemporáneo.

_ ¿Quién decide qué es arte?

Parece que son un pequeño grupo de personas, mediante un sistema de contactos y profecías autocumplidas. Pero si utilizamos un enfoque histórico, lo deciden el tiempo y la interacción. Parece que el arte valioso acaba saliendo a flote aunque se intente esconder. En mi opinión son los artistas, formalizando o no su visión.

_ ¿Qué encargo te gustaría recibir?

Un encargo de yo para mí, entre un bosque y una playa.

_ Un comentario sobre tu trabajo que te haya gustado…

Me gustó un comentario de Anna Adell, en una entrevista que me hizo hace poco para Le Bastart. Dijo que mi trabajo ofrecía una especie de estudio sociológico que nos lega un testimonio sobre cómo queremos ser recordados en la era de la saturación social.

_ Un agente artístico que esté haciendo un buen trabajo actualmente…

El de Melendi…, es broma. Le pido perdón a todos agentes artísticos.

_ ¿De qué artista te gustaría tener una obra?

Si ha de ser en activo se me ocurre Keichi Tanaami. Si es de todos los tiempos seguramente elegiría una pintura de El Bosco, a pesar del contenido religioso.

_ ¿Qué piensas del sistema artístico español en la actualidad?

A mí lo de sistema me suena a engranajes sólidos y mucha fuerza. Lo que sí existe en nuestro ámbito artístico son grandes trabajadores de enorme talento y calidad, que merecen un estatus que probablemente no les llegue nunca.

_ ¿Podríamos decir que refleja la sociedad actual?

Los artistas reflejan y complementan su tiempo y sociedad. Pero ésta siempre tarda un rato en asumir esas consideraciones.

_ ¿Se está confundiendo el arte con el mensaje?

Diría que sí. Quizá es una cuestión de mala praxis universitaria y academicismo, que se amplía cuando el espectro de becas y reconocimiento institucionalizado se convierte en medio de vida. Esa burocracia alimenta la presentación del trabajo con un mensaje cerrado y autodefinido, que impide la crítica. Creo que es mejor que el artista desconozca su mensaje o que lo entienda como un ingrediente más de la destilación expresiva, para favorecer la polisemia.

_ ¿Cómo ves la situación del mercado español de arte contemporáneo y cuál es la posición del coleccionismo?

El mercado está abarrotado y confuso. Como cualquier mercado, comprende buenos profesionales, excelentes productos y también formas de corrupción. El buen coleccionismo es una forma de expresión constructiva y se cae en el error de acusar de absentismo a los pocos que van a clase.

_Una institución pública indispensable…, y un espacio privado…

Me quedo con el Museo del Prado en lo público y con la Fundación Juan March en lo privado. Por la atención de ambas a los cimientos del arte contemporáneo.

_ ¿Qué líneas de comisariado se están siguiendo actualmente?

Muchísimas. Incluso la del validador desvalido, la del artista-comisario y la del comisario-coleccionista. Y no lo digo de forma peyorativa, el “expertizaje” tiene muchas caras y no está de más escucharlas.

_ ¿Qué supone hoy la crítica?

No supone mucho, a no ser que tenga forma de red social.

_ ¿Alguna buena noticia vinculada al arte?

La empresa norteamericana Hobby Lobby tendrá que devolver 5548 objetos expoliados a Irak.

_ A una gran mayoría no le gusta el arte contemporáneo porque le resulta difícil de entender…

Es una distancia estratégica. La falta de entendimiento es un importante valor de mercado en arte contemporáneo, porque aporta exclusividad. Aunque para mí esa frase es más bien una construcción divulgada por la pequeña minoría. ¿Acaso “entendemos” el arte del pasado?. Propongo otras dos frases más representativas; “No me interesa el Arte contemporáneo porque encontrar el que me estremece supondría mucha dedicación…” En contraposición a: “Me fascina esta obra porque no entiendo porqué me conmueve.”

_ ¿Cuál es el papel del público en la actualidad?

En la actualidad el público tiene acceso a suficiente información como para tomar sus propias decisiones y cuestionar lo establecido. La democratización expresiva debe cristalizar en aculturación positiva y empoderamiento. El papel del público es existir, disfrutar y criticar, manifestarse.

 

Comentarios

"Lo último en Entrevistas"

Ir