Conversando con Ana Barriga

"en Entrevistas/Gestión/Investigación/Opinión"

Entrevista a Ana Barriga


3 líneas sobre Ana Barriga

En su trabajo trata de encontrar el equilibro entre la razón y la emoción, por eso cree encontrarse en el ámbito del juego, porque necesita pasión pero también es fruto del conocimiento, sería como el punto intermedio entre ambas cuestiones.

La celebración del 25 aniversario de ArteSantander nos ha regalado el conocer a Ana Barriga, así como también aproximarnos de cerca a su obra, presente en la galería Yusto/Giner. En esta entrevista, nos da las claves de sí misma.

ana barriga entrevista latamuda

L_ ¿Cómo definirías el arte contemporáneo en una palabra?

AB_ Milagro.

L_ ¿Podrías explicarte…?

AB_ Creo que lo que sucede realmente a la hora de crear es que el artista descubre esos milagros que se producen de manera inesperada y que son realmente asombrosos. El milagro es la obra de arte. Aunque por otro lado pienso que también le doy sentido a esa palabra desde la incredulidad: cuando miro como han ido surgiendo los acontecimientos hasta llegar al punto en el que estoy me parece impensable que haya podido encontrar este camino. “¿Yo viviendo esta aventura? ¡Es un milagro!”, me digo.

L_ ¿Quién decide qué es arte?

AB_ Me atrevería a decir que es el tiempo quien tiene el poder de decidir, al otorgar la distancia suficiente para analizar lo acontecido y hacer que el arte o la obra de arte en este caso perdure manteniendo su sitio.

L_ ¿Qué encargo te gustaría recibir?

AB_ Me gustaría que alguien me encargara seguir dedicándome al arte simplemente por amor al arte, motivándome a no perder la ilusión y el entusiasmo por cada proyecto, hacer que siempre encuentre el sentido del juego y la curiosidad en la creación. Concluyendo en poder plasmar los frutos de todo esto en una pared muy grande donde mucha gente pudiera disfrutarlo. Aunque también creo estar preparada para hacerle el retrato a la familia real ^_^

L_ Un comentario sobre tu trabajo que te haya gustado…

AB_ Mi amiga Patricia Bueno me dijo: “tu obra es como tú: bonita y golfa “. Desde entonces solo me dice cosas bonitas mi madre.

L_ Un agente artístico que esté haciendo un buen trabajo actualmente…

AB_ Uno es muy poco, ¡necesitamos más! David Barro, Fernando Castro, Lorena Martínez de  Corral, Sema D´Acosta, Javier Díaz Guardiola, Marisol Salanova, Alicia Ventura, … y así una lista interminable de muchos nombres que hacen posible este milagro.

L_ ¿De qué artista te gustaría tener una obra?

AB_ Quiero la obra “El tío paquete” de Goya, pero está en el Prado – así que una parte de esa obra ya es mía, ¿no? Porque como es de todos…

L_ ¿Qué piensas del sistema artístico español en la actualidad?

AB_ Admiro la valentía de los que realmente configuran el sistema artístico y por supuesto no estoy hablando de aquellos que toman decisiones aleatorias según sus intereses políticos –que los hay a patadas-, sino de verdaderos súper héroes que frente a la falta de infraestructura y de medios para mantener un sustento sólido, apoyan el crecimiento del sistema desde lo particular, incluso desde las instituciones. Superando día a día una especie de yincana con los obstáculos suficientes como para dejar a muchos en el camino. Obstáculos que solo concluyen los valientes.

L_ ¿Podríamos decir que refleja la sociedad actual?

AB_ En gran parte sí podría ser un reflejo de la sociedad actual. Aunque por otro lado destacaría lo que para mí sería una clara diferencia: que la persona que se implica en el sistema artístico a su vez podríamos decir que se desvincula de lo que entendemos por sociedad actualmente. En ese caso, estaría apostando por una forma de vida totalmente opuesta a la que se promueve en este país reinado por el premio a la eficiencia o a la eficacia en términos de productividad, concibiéndose la creatividad y el arte más como carencias que como aspectos positivos. Por no hablar del conformismo colectivo de este país que implora y reza: “Virgencita, Virgencita, que me quede como estoy”. Una actitud que es justamente opuesta a la búsqueda que se emprende en cualquier ámbito del arte contemporáneo. Sin contar además con que hay que estar muy convencido para pasar por las penurias y por la situación de precariedad en la que vivimos.

L_ ¿Se está confundiendo el arte con el mensaje?

AB_ Sí, pienso que desde hace largo tiempo. El arte en sí es un mensaje. Creo reiterativo obligar a encontrar un mensaje cifrado dentro de lo que ya es un mensaje en sí mismo. Esto hace que la obra se desfonde. No creo positivo determinar al espectador a una sola línea de lectura pues la libertad de interpretación es lo majestuoso del arte.

L_ ¿Cómo ves la situación del mercado español de arte contemporáneo y cuál es la posición del coleccionismo?

AB_ Lo veo muy de lejos y con miopía, pero puedo percibir su presencia. Es más que evidente que hay poco coleccionismo y poco interés por fomentar el crecimiento del mismo. Si a los pocos coleccionistas que hay se les atribuyera el mérito de que esto se está sustentando gracias a ellos, mejoraría. También, si desde pequeños viésemos como algo natural la adquisición de una obra de arte en nuestro entorno, facilitaría la accesibilidad al mercado por parte de todos.

L_ Una institución pública indispensable…, y un espacio privado…

AB_ Cualquier iniciativa que permita que el sistema artístico perviva es indispensable por muy pequeña o grande que sea. Si tengo que mojarme, lo haré hablando desde mi corta experiencia y aludiré a dos instituciones públicas andaluzas: por una parte INICIARTE, que apoya y da visibilidad al arte más joven, algo que me parece fundamental; y por otra destacaría también el CAC de Málaga, que gracias a su rica y variada programación ha conseguido llevar al museo a un gran sector de visitantes y ha resultado de gran impulso para los estudiantes de Bellas Artes y tanto a la ciudad como a la comunidad les ha servido como pulmón para dar oxígeno a la renovación natural y generacional del arte. Es notable la buena conexión entre dirección y coordinación de ambas instituciones.

Como iniciativas privadas destacaría la Fundación NewCastle, un espacio pequeño y comprometido, con escasos medios y grandes ideas.

L_ ¿Qué líneas de comisariado se están siguiendo actualmente?

AB_ No me considero la persona más indicada para evaluar temas de comisariado. Voy a las exposiciones a disfrutarlas y me centro en las obras y en la lectura personal que puedo extraer de ellas. Tiendo a decantarme por la pintura pero no descarto otras disciplinas.

L_ ¿Qué supone hoy la crítica?

AB_ Es un acompañamiento indispensable para el arte. Sea positiva o negativa, tiene que estar ahí caminando en paralelo junto la creación, y, en mi opinión, las terceras opiniones pueden ser determinantes. Una palmadita en la espalda o un tirón de orejas puede darte un impulso temporal para marcar los pasos en lo que estás haciendo en ese momento – y no solo de los halagos de su madre vive el artista – .

L_ ¿Alguna buena noticia vinculada al arte?

AB_ La generosidad de los que forman parte de este mundo.

L_ A una gran mayoría no le gusta el arte contemporáneo porque le resulta difícil de entender… ¿Cuál es el papel del público en la actualidad?

AB_ Es la historia del miedo a lo desconocido, y por tanto, la creación del rechazo. Me encantaría contar con un futuro en el que los niños tengan al alcance de su mano la cultura y, dentro de ellos, el interés por hacer de ésta parte de su cotidianidad. El público es actualmente el guardián de los secretos. Son los receptores, los elegidos. Están preparados y son suficientemente libres como para tirarse al vacío de descubrir una experiencia nueva. Yo le pido al público que no tenga miedo, que sea libre y que vaya sin prejuicios a enfrentarse a una obra de arte. No hace falta hacer hincapié en lo importante que es para completar el ciclo.

Comentarios

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

"Lo último en Entrevistas"

Ir