Conversando con Antonio R. Montesinos

"en Entrevistas/Investigación/Opinión"

Antonio R. Montesinos es Licenciado en Bellas Artes por la Universidad Politécnica de Valencia y Máster en Artes Digitales por la la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona. Ha trabajado y expuesto en contextos como: La Centrale Électrique (Bruselas), Centro Ex-Teresa (México), Külturehause Villa Concordia (Bamberg), Städtische Galerie (Bremen), Gdańsk City Gallery (Polonia), La Casa Encendida (Madrid), Matadero (Madrid), Hangar (Barcelona), CAAC (Sevilla), Centro de Arte Santa Mónica (Barcelona), Bilbao Arte (Bilbao), Galería Josedelafuente (Santander) o Galería Valverde (Madrid).

Aparte de su producción individual ha colaborado en diferentes proyectos colectivos como ‘Laboratorio de Pensamiento Lúdico’, ‘La Ciudad Demudada’, ‘Correspondencias desde Eyjafjallajokull’ o el espacio de producción independiente ‘Rampa’. En estos momentos su trabajo está representado por la galería Isabel Hurley (Málaga).

_ ¿Cómo definirías el arte contemporáneo en una palabra?

Compromiso.

_ ¿Podrías explicarte…?

Elijo esta palabra porque mi trabajo parte de un compromiso personal. A veces todo esto se hace muy duro -pues mi posición no es precisamente acomodada- pero este compromiso me ha permitido obtener conocimiento, capacidad para expresarme y adquirir un posicionamiento ante muchas cosas en mi vida.

_ ¿Qué libro has leído últimamente?

Estoy leyendo “Exforma”, de Nicolas Bourriaud y “Vibrant Matter: A Political Ecology of Things”, de Jane Bennett.

_¿Con qué personaje te gustaría tomarte un café?

¿Puede ser con más de una persona? Me encantaría hacerlo con tres personajes: el alíen que sale en el vídeo “T.O.D.D.” de Wolf Eyes, con “Bucky” Fuller y con Donna Haraway, que me parece majísima.

_ ¿Quién decide qué es arte?

Creo que esto se decide siempre en la emisión de aquello que queramos denominar arte. Podemos decir que es, por tanto, una decisión del artista. Esta pregunta también me hace pensar en la ligereza con la que el público o los medios utilizan muchas veces la expresión de “esto es arte” o “esto no es arte”, según si les gusta o entiende una propuesta o no. A aquellos que hacen ese tipo de comentario me dan ganas de preguntarle si cuando va a cine y no le gusta o no entiende la película, dice que eso no es cine.

_ ¿Qué encargo te gustaría recibir?

Mi trabajo normalmente no es por encargo. Va girando alrededor de ciertas temáticas que me interesan desde que comencé a trabajar. Un buen encargo para mi sería aquel que me permitiera profundizar en esas temáticas y ponerlas en contacto con corrientes de pensamiento o de expresión actual. Me encantaría un encargo que me permitiera hacer eso durante un buen periodo de tiempo y de forma no precaria.

_ Un comentario sobre tu trabajo que te haya gustado…

Una amiga comentó el otro día que percibía muy buena energía en todo el equipo que estábamos coordinando una exposición colectiva. Esa energía afectiva dentro de un mundo tan precario, tan difícil, tan voraz, es algo que quiero perseguir. Cada vez lo tengo más claro: quiero que mi práctica sea un refugio y después poder actuar desde ahí.

_ Un agente artístico que esté haciendo un buen trabajo actualmente…

Maite Martínez, directora del taller de grabado y galería La Taller, en Bilbao, es un ejemplo para mi.

_ ¿De qué artista te gustaría tener una obra?

Estos meses estoy muy enganchado al trabajo de Ignacio García Sánchez.

_ ¿Qué piensas del sistema artístico español en la actualidad?

Yo siempre digo que el sistema artístico español “son los padres”.

_ ¿Podríamos decir que refleja la sociedad actual?

Los productos que genera el sistema del arte intentan adaptarse al presente, aunque (desgraciadamente) creo que las formas no tanto, van varias décadas por detrás.

_ ¿Se está confundiendo el arte con el mensaje?

Cualquier forma tiene un mensaje y viceversa.

_ ¿Cómo ves la situación del mercado español de arte contemporáneo?

Creo que hay muchas calidad, ganas y grandes propuestas, pero el sistema es muy precario. El año pasado se publicó “La Actividad Económica de los/las Artistas en España”, un estudio por parte de Marta Pérez Ibáñez e Isidro López-Aparicio. De este estudio podemos sacar  en claro dos cosas: en primer lugar que menos del 15% de los artistas encuestados puede vivir exclusivamente del arte y por otro lado que quienes subvencionan el sistema del arte en España son sus propias bases. Los propios artistas son sus mayores mecenas, produciendo de su bolsillo las obras y mediante interminables horas de trabajo no remuneradas. La situación es desoladora.

_Una institución pública indispensable…, y un espacio privado…

A nivel nacional en estos momentos creo que Manuel Segade lo está haciendo genial en el CA2M. Como iniciativa privada es obligatorio mencionar el trabajo que SCAN Art está haciendo en Londres.

_ ¿Qué líneas de comisariado se están siguiendo actualmente?

Me cuesta dar una respuesta que englobe la totalidad de líneas que pueden estar dándose en estos momentos.  En este sentido, me interesan sobre todo los proyectos de comisariado que intentan analizar la situación de las prácticas artísticas actuales, aquellas que intentan poner estas en relación con nuevas líneas de pensamiento o de expresión.

_ ¿Qué supone hoy la crítica?

Me gusta pensar que la crítica debe ayudar a que el espectador pueda emitir un juicio sobre una propuesta  artística. En un momento actual, en el que estamos tan saturados de información, creo que es vital que esta supere la mera información, que sea radical (que vaya a las raíz) y a la vez sugerente.

_ ¿Alguna buena noticia vinculada al arte?

Este año he tenido la oportunidad de trabajar en el programa Creadors EN RESiDÈNCiA, coordinado por la Associació A Bao A Qu. Este programa permite que un artista haga una residencia de un curso en un colegio de Barcelona. Iniciativas así son muy buena noticia, pues permiten que los alumnos tengan un conocimiento real de lo que es el arte contemporáneo en estos momentos. Esto permite que, más adelante, estos niños y niñas sean un público formado.

_ A una gran mayoría no le gusta el arte contemporáneo porque le resulta difícil de entender…

La cuestión importante aquí no es tanto si el arte es difícil de entender o no, sino que esta pregunta pone encima de la mesa la gran brecha que hay entre la gente que está dentro del mundo del arte y el público general. Si lo piensas a fondo, es completamente injusto que ese público mayoritario no tenga herramientas para poder valorar propuestas expresivas de su tiempo. Son la educación básica y secundaría las que deberían ofrecer los códigos para “entender” la creación contemporánea. En esto momentos, y al menos en este país, eso no está pasando y nos están robando un derecho.

_ ¿Cuál es el papel del público en la actualidad?

El autor es el sujeto que, mediante diferentes formas de consumo, termina el trabajo del artista.

Comentarios

"Lo último en Entrevistas"

Ir