Conversando con Avelino Sala

"en Entrevistas/Investigación/Opinión"

Entrevista a Avelino Sala


5 líneas sobre Avelino Sala

Avelino Sala (Gijón, 1972) es artista, comisario (Commission) y edita desde hace mas de 10 años la revista Sublime. Además, escribe en medios como Artishock o A desk. Vive en Barcelona. Su trabajo como artista le ha llevado a cuestionar la realidad cultural y social desde una perspectiva tardo-romántica, con una mirada crítica y poco cómoda, en un continuo explorar el imaginario social e intentar meter el dedo en la llaga para comprobar el poder del arte como generador de espacios de experimentación capaces de recrear nuevos mundos.

Avelino Sala en su estudio
Avelino Sala en su estudio

_¿Cómo definirías el arte contemporáneo en una palabra?

El arte es un espacio de resistencia.

_¿Podrías explicarte…?

Estamos insertados en un tiempo raro y convulso en el contexto de un tiempo de crisis global en occidente. Vivimos en una sociedad controlada por la economía que a la vez son los políticos y viceversa, todo para llevar las riendas de un “proyecto” de autodestrucción controlada por la clase dominante, las altas esferas económicas. Las oligarquías que pretenden tener la estrategia de hacer un pueblo ignorante sin capacidad critica, sin espacio para el pensamiento. La narcolepsia informativa también ayuda a este proceso, así como la herramienta “cortina de humo” dirigida. El arte deambula por el ámbito de la representación simbólica, puede ser un ejercicio de libertad y de resistencia porque desde la cultura todo es posible. El arte actual ofrece una manera distinta de ver la realidad que nos rodea, un ángulo diferente, una perspectiva no usual que nos ofrece nuevas miradas en un contexto político-social en el que salirse del discurso oficial o correcto es complejo. El arte, en cierta medida, es una forma de apropiación del mundo circundante.

_¿Quién decide qué es arte?

¿Quién decide que es arte? Supongo que te refieres a la legitimación del objeto artístico, del gadget, desde un papel a una instalación compleja o pasando por un vídeo. Pues la estructura del arte actual (que no deja de ser perversa) está montada de tal forma que esa legitimación viene dada por varios canales, estos son: la institución, el mercado del arte y la crítica, revistas especialidadas y prensa además de los medios de comunicación. El discurso oficial del propio “mundo del arte” con sus mecanismos para la promoción, difusión del arte y los artistas. No debemos olvidar a los coleccionistas, actores cada vez más importantes en la escena internacional, son los curators del siglo XXI.

Después está la idea duchampiana del object troube, que cualquier cosa que decida el artista es arte. Esta se aleja en cierta medida de la anterior y si atendemos a la idea beuysiana de que cualquier persona es un artista en potencia, solo que algunos deciden tomar ese camino y otros no, pues nos movemos en un espacio en el que la decisión de qué es arte y qué no, es nuestra.

_¿Qué encargo te gustaría recibir?

Me gusta y me va bien trabajar con rigor, seriedad y con constancia. Los proyectos y los encargos van llegando, solo hay que insistir en el propio trabajo y la honestidad. Esta es una carrera de fondo, no hay un fin explícito, ¿que te llaman de un gran museo para una exposición? Pues bienvenido sea, pero eso vendrá dado porque trabajas y lo que haces lo haces con rigor y con, por supuesto, gran esfuerzo. Dejarse deslumbrar por un proyecto muy atractivo solo sería un error y creo que no tenemos tiempo de despistarnos.

_Un comentario sobre tu trabajo que te haya gustado…

Comentarios sobre el trabajo los oyes de todo tipo, a mí me gusta creer que la gente comprende las piezas, que tienen un “target”, que le llegan de manera clara a los receptores. El otro día en una conferencia en la universidad del País Vasco una de las chicas vino a hablar conmigo al acabar, me dio las gracias porque había “entendido” la charla. Creo que hay que intentar descodificar el arte contemporáneo de tal manera que el público lo vaya comprendiendo, evidentemente con diferentes niveles de complejidad. A través de la didáctica del arte esto se consigue.

Pero además, los artistas tenemos el deber moral de hacerlo, creo que forma parte de nuestras obligaciones para con la sociedad.

_Un agente artístico que esté haciendo un buen trabajo actualmente…

Agentes artísticos que estén haciendo un buen trabajo conozco varios, Imma Prieto, Blanca de la Torre, José Luis Corazón Ardura o Fernando Gómez de la Cuesta, son gente joven que trabajan con una seriedad y un rigor envidiables y admirables.

_¿De qué artista te gustaría tener una obra?

Tengo obras de mis amigos, utilizando el trueque, algo maravilloso para los artistas.

Me gustaría tener piezas de mucha gente que no creo que llegue a tener, pero no estaría mal una de las latas de mierda de Manzoni, un lienzo azul de Yves Klein, una cabeza de Bruce Nauman, algo de Dorys Salcedo, me parecería increíble conseguir algo de Komar y Melamid o tener una obra de James Lee Byars, por ejemplo. Pero eso no va a pasar.

_¿Qué piensas del sistema artístico español en la actualidad?

El sistema de arte en nuestro país está cogido con alfileres, y aquí empezaríamos con el lamento:

Apenas hay coleccionismo, no se llega a entender desde la mirada de la ciudadanía el trabajo del artista, las instituciones no tienen dinero… Podríamos entrar en una letanía de este tipo infinita. Creo que el artista no tiene más remedio que seguir trabajando y, como siempre ha sido, intentar hacer muchas cosas fuera de nuestas fronteras. Vivimos en un mundo donde las distancias se han reducido considerablemente.

Por otra parte intentar revertir la situación a través de pequeñas acciones y logros, cada uno desde su lugar. El artista tiene un compromiso para y con la sociedad. Hay que intentar “esculpir en el tiempo” un lugar mejor que haga la vida más llevadera. El arte hace que todo tenga sentido, al menos para mí.

Pero el mercado del arte es otro ámbito.

_¿Podríamos decir que refleja la sociedad actual?

No, la sociedad actual (occidental) o su realidad es una suerte de distopia delirante. El arte es una heterotopia.

_¿Se está confundiendo el arte con el mensaje?

El arte visual o plástico o como se quiera denominar es un medio de comunicación, una plataforma, un espacio donde confluyen ideas materializadas en objetos que nos están narrando una realidad, otra, que no es la usual. Ahora bien, hay artistas a los que no les interesa contar nada y otros que son hiper narrativos, depende de que línea de trabajo desarrolle cada uno, a mí me interesa hablar del presente, de lo que nos rodea, de las paradojas de una sociedad desquiciada, de la memoria, de lo político. A través de metáforas formales se puede hacer visible una perspectiva diferente a la “oficial”. El arte tiene ese poder, lo tiene la literatura y el cine también, no hay grandes diferencias.

_¿Cómo ves la situación del mercado español de arte contemporáneo y cuál es la posición del coleccionismo?

El mercado del arte español es raquítico, como te decía antes, cogido con alfileres, hace falta como el comer esa nueva ley de mecenazgo que parece que no llega nunca, probablemente eso cambiaría el panorama de una manera superlativa.

_Una institución pública indispensable…, y un espacio privado…

Bueno, pienso que institución publica indispensable es el MNCARS, lógicamente.

¿Una privada? Me quedo con el proyecto de la galería + plataforma de ADN en Barcelona. Miguel Ángel Sánchez está haciendo una labor encomiable.

_¿Qué líneas de comisariado se están siguiendo actualmente?

Estoy un poco al margen de las modas, así que no sé si tengo respuestas acerca de como definir las líneas de actuación del comisariado actual. A mí me interesa el trabajo curatorial que se centra en temas derivados de lo memorístico, la resistencia desde el Arte, las paradojas democráticas y el espacio socio-político en el que vivimos, esto es, hablar del aquí y del ahora. De modas poco puedo decir!

_¿Qué supone hoy la crítica?

La crítica sostiene una de las bases del arte actual. Da cuerpo a la obra, la completa y la sostiene, forma una parte importante del mundo del arte, es innegable y necesaria.

Arte y teoría del arte son indivisibles. Nulla estetica sine etica, como acuñó Valverde al abandonar su cátedra en solidaridad con Aranguren, Tierno Galván y García Calvo.

La crítica supone también un compromiso, como el del artista.

_¿Alguna buena noticia vinculada al arte?

Que seguimos trabajando

_A una gran mayoría no le gusta el arte contemporáneo porque le resulta difícil de entender…

Bueno, ese es uno de los caballos de batalla de este “universo” artístico. Partimos de base con un déficit más que importante relacionado con la educación básica de arte actual, que es inexistente. En la educación obilgatoria ni se aborda. ¿Cómo va a ser fácil acercar el arte contemporanéo a la gente? Es más bién un ejercicio complejo y que conlleva un desgaste, pero no nos queda otra, seguir remando para acercar el arte a la sociedad. Como te decía antes forma parte de nuestros deberes, eso sí, hacemos micro acciones, es a lo que llegamos. No tenemos capacidad de llegar más allá.

_¿Cuál es el papel del público en la actualidad?

El público completa la obra, de una manera o de otra. Es trascendental, sin ellos no tiene mucho sentido hacer obras.

Comentarios

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

"Lo último en Entrevistas"

Ir