Conversando con Marti Manen

"en Entrevistas/Exposiciones/Gestión/Investigación"

Entrevista a Marti Manen


3 líneas sobre Marti Manen

Marti Manen es comisario y escribe sobre arte. Ha realizado exposiciones en varias instituciones y países, así como también en su habitación o en lugares fuera de lo común. Su libro Salir de la exposición (si es que alguna vez habíamos entrado) ha agotado su primera edición.

Marti Manem

_¿Cómo definirías el arte contemporáneo en una palabra?

No podría hacerlo, creo que lo bueno de las definiciones es dejarlas atrás.

_¿Podrías explicarte…?

Entiendo el arte como esa posibilidad de salir de las formas cerradas, ese tiempo y lugar donde empezar a definir preguntas. Preguntas que tanto pueden ser realizadas desde un punto de vista conceptual como emocional, desde el pensamiento o desde lo físico.

_¿Quién decide qué es arte?

Ya no importa qué es arte y, al mismo tiempo, tenemos la suerte de que la pregunta siempre está allí, como las preguntas importantes. ¿Qué es la vida? ¿Qué es el amor? ¿Qué es la muerte? Tener el arte en esta categoría de preguntas es un privilegio.

_¿Qué encargo te gustaría recibir?

Escribir muy libremente. Y por “escritura” entiendo algo que se mueve tanto entre letras como otro tipo de material gramatical, también inestable gramaticalmente.

_Un comentario sobre tu trabajo que te haya gustado…

Que te genera necesidad de replantearte muchas cosas que dabas por asumidas.

_Un agente artístico que esté haciendo un buen trabajo actualmente…

Muchísimos y a distintas escalas. Desde posiciones políticas de lucha sobre la identidad como las que se llevan desde El Palomar o Storm and Drunk, hasta brillantes procesos artísticos como los que están desarrollando David Bestué o Rubén Grilo, pasando por los tiempos de investigación y producción de artistas como Cabello/Carceller, Francesc Ruiz y Pepo Salazar (después de su paso por “Los Sujetos” en la Biennale di Venezia no puedo dar más que las gracias por haber compartido con todos ellos sus modos de pensar y trabajar), el fantástico programa que ha activado Maria Lind en Tensta Konsthall, el terremoto en formato escritura artístico que representa Chris Kraus, Victoria Browne y su desactivación de una historia evolutiva desde posiciones feministas…

_¿De qué artista te gustaría tener una obra?

No soy fetichista de obras, tengo suficiente guardando recuerdos de ellas. En mi casa verás pocas obras de arte.

_¿Qué piensas del sistema artístico español en la actualidad?

Pues que hay mucho trabajo a realizar y mucha gente que no estaría mal que entendieran que es necesario otro punto de vista y que se olvidaran del cortijo. Hay potencial y, en paralelo, un afán autodestructivo que invita muchoas veces a abandonar. Pero también pienso que, con pocos ajustes, la capacidad de acción sería enorme. Es un tema de actitud. Y a lo mejor sueno arrogante, pero lo digo desde la confianza en que hay posibilidades.

_¿Podríamos decir que refleja la sociedad actual?

Sí, pero con una carga emotiva que le permite separarse de la lectura simplemente economicista del mundo.

_¿Se está confundiendo el arte con el mensaje?

Arte es comunicación y complejidad, la posibilidad de mensaje es algo propio de tal combinación, pero no es lo único.

_¿Cómo ves la situación del mercado español de arte contemporáneo y cuál es la posición delcoleccionismo?

Secundaria. Y supongo que es un dato objetivo, no hay aquí por mi parte un interés en menospreciar. Simplemente que en un contexto global la posición del mercado español es evidentemente secundaria. Y sobre la posición del coleccionismo decir que no podemos pensar que el coleccionismo es únicamente mercado y algo propio de lo privado. Lo público necesita de la colección para ir definiendo críticamente un pasado y este elemento es clave para el futuro.

_Una institución pública indispensable…, y un espacio privado…

Cuando una institución desaparece te das cuenta de que era indispensable. El ecosistema artístico necesita de una variedad de agentes para mantener su riqueza cultural. También en los procesos de institucionalización de experiencias independientes hay algo de desaparición y de estabilidad al mismo tiempo, con lo que de algún modo todo es indispensable pero toda renovación es también deseable. Es algo paradójico a lo mejor, ese ir saltando de muerte a vida constantemente.

_¿Qué líneas de comisariado se están siguiendo actualmente?

Varias y en paralelo. Desde replanteamientos históricos a aproximaciones al mercado, desde ideas estructuralistas a creación de situaciones. Creo que hay muchísimo camino a realizar y también muchas miradas a hacer a una historia –la del comisariado- que es ya importante.

_¿Qué supone hoy la crítica?

¿Crítica o criticalidad? Criticalidad es algo absolutamente necesario. La crítica es algo en mutación. La crítica no es ya ese hombre escribiendo en un periódico desde su sabiduría individual. La crítica son voces múltiples que van sumando capas de lecturas. Y, para mí, cuando la crítica pasa a ser un elemento de mercadotecnia personal deja de tener valor.

_¿Alguna buena noticia vinculada al arte?

Siempre hay. Siempre ves obras que valen la pena, artistas que están trabajando con proyectos con los que emocionarse, propuestas que te desarman por completo. No nos olvidemos.

_A una gran mayoría no le gusta el arte contemporáneo porque le resulta difícil de entender…

Esta frase es falaz. Yo no puedo asumir que a una gran mayoría no le gusta el arte contemporáneo. Yo formo parte de una gran mayoría. Lo que pide el arte contemporáneo es un poquito más de tiempo, ya que rompe con las normas del consumo. No va de entender, va de otra cosa. No va de tranquilizar mediante el reconocimiento, va de abrir campo. Pide de un grado de participación conceptual más alto. Y es en este giro donde se encuentra buena parte de su potencia.

_¿Cuál es el papel del público en la actualidad?

Nunca olvidarse de las personas que son las usuarias y las definidoras de lo que estamos haciendo. Pensemos en ellas en todo momento. Desde una posición curatorial me resulta indispensable tener en mente a aquellas personas que habitarán la exposición. Podemos generar dispositivos complejos, podemos buscar un debate y un campo para las ideas, podemos trabajar sensualmente con ellas, podemos buscar extrañamiento o empatía, pero siempre teniendo en cuenta que quienes trabajamos con arte somos parte de algo más y que este “algo más” son esas personas que no vamos a reducir a “público”.

Comentarios

1 Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

"Lo último en Entrevistas"

Ir