Conversando con Omar Pascual

Entrevista a Omar Pascual


2 líneas sobre Omar Pascual

Nace en La Habana, Cuba en el año 1971 desde 1998 reside en España. Escritor, editor y comisario de arte contemporáneo.

Omar Pascual

_¿Cómo definirías el arte contemporáneo en una palabra?

Mejor mínimo en 3, en 1 me parece imposible: Lenguaje Inteligencia Emocional

_¿Podrías explicarte…?

Creo que el arte es fundamentalmente lenguajes, búsquedas ideo-estéticas y lingüísticas que intentan trasmitir experiencias específicas las cuales a través de los lenguajes tradicionales, no se logran manifestar o evidenciar claramente.

E “inteligencia emocional” porque creo que el arte es la mayor manifestación de la misma.

_¿Quién decide qué es arte?

Creo que es un poco tarde para debatir esto, porque sí necesitan preguntarlo no tiene sentido que sigamos hablando.

No obstante les responderé: El sistema del arte es quien decide qué es Arte y qué no lo es. Así como decide qué es buen arte y qué no lo es.

_¿Qué encargo te gustaría recibir?

Ninguno, me gustaría escoger lo quiero hacer, no necesitar nunca que me lo encarguen.

_Un comentario sobre tu trabajo que te haya gustado…

Recientemente cuando un político de provincias decidió truncar nuestro contrato como director del CAAM de Las Palmas de Gran Canaria, con la posterior justificación mediática con campaña de despropósitos y falacias desacreditando mi labor, un grupo de más de cien profesionales del arte, la educación y la cultura escribieron e hicieron público un manifiesto en homenaje a mi gestión en el museo en estos cinco años. Ese gesto es el comentario más honorable que me han hecho y con ese lujo me quedo, con la gratitud de con quienes únicamente tengo gratitud por mi parte.

_Un agente artístico que esté haciendo un buen trabajo actualmente…

Me encanta cómo está funcionando el equipo de ARTIUM (Vitoria-Gasteiz), pues Daniel Castillejo hace un trabajo ejemplarizante, teniendo en cuenta las necesidades del museo, su rol en el enclave vasco, así como su perspectiva política-social y su crítica cobertura iberoamericana.

_¿De qué artista te gustaría tener una obra?

Tal vez de Ana Mendieta.

_¿Qué piensas del sistema artístico español en la actualidad?

Para ser sinceros, creo que mejora con avances claros. Está más organizado el sector, hay un boom del asociacionismo, al punto de que hay nuevas asociaciones hasta de coleccionistas algo impensable en este país hace veinte años, existen nuevas galerías, nuevos procesos de trabajo, becas, espacios institucionales; y lo digo porque a pesar de lo raquítico que está el sector económicamente hablando, justamente a pesar de que aún no hay una galería española que marque una pauta internacional, sí hay nuevas vías, nuevos comisarios, nuevos directores de museos.

Por lo que en definitiva, creo que es el momento de un relevo generacional que está mucho más preparado, ahora la cuestión está en que la sociedad civil, lo propicie y acompañe.

_¿Podríamos decir que refleja la sociedad actual?

Refleja incertidumbre, promiscuidad, terror. Pero también esplendor, decadencia, despropósito político/religioso y panhumanismo.

Últimamente se habla casi demasiado de cierto retorno a un panhumanismo más posturbanita y post-industrial, eco-sistémico. A lo que yo llamo: “nuevo neobarroco sentido de lo ecuménico”, y que a mi amiga y editora Liliana Ramos le encanta como idea.

_¿Se está confundiendo el arte con el mensaje?

Puede ser que se confunda arte con didáctica y representación o con relatos, más que con experiencias del sentido y el lenguaje que es como debería de percibirse, comprenderse y asumirse.

_¿Cómo ves la situación del mercado español de arte contemporáneo y cuál es la posición del coleccionismo?

Ya te lo he respondido antes, es raquítico en el sentido extremadamente provinciano de la perspectiva de qué se compra y cómo, y hasta dónde se apoya el arte nacional e internacional en nuestro contexto; pero insisto, hay esperanzas.

_Una institución pública indispensable…, y un espacio privado…

En España, evidentemente el MNCARS. Y la privada: Caixa Forum.

_¿Qué líneas de comisariado se están siguiendo actualmente?

Aunque me mantengo en contacto con muchos colegas y hablamos de nuestros proyectos -por regla general- no sigo las líneas curatoriales de mis colegas, sigo las mías en las llevo investigando cerca de veinte años.

_¿Qué supone hoy la crítica?

Podríamos decir que la crítica de arte o el periodismo crítico como oficio está en crisis desde la primera crisis del sector editorial de finales de los ochenta e inicios de los noventa, más aún con la actual crisis de la que estamos saliendo, el sector editorial tiene una situación precaria en demasía y sólo se publica prácticamente online. Lo cual no tiene para mi ningún problema si no fuese porque se legitima mucho parlanchín acreditado como crítico sin criterio ni base crítica alguna para ejercer su juicio de valor.

Como dijera Estrella de Diegoeste país está lleno de tertulianos, y todo el mundo se cree que tiene una opinión que emitir y la que tenemos que escuchar”, o leer. Los blogers, por ejemplo, hay tantos que uno pierde el ritmo para seguirlos. Entonces será que nos volvemos tradicionales pero prefiero leer monográficos, textos de catálogos, y de la información de la red solo sigo aquellas que no emiten juicio alguno y que nos permiten que nos lo hagamos por nuestra cuenta.

_¿Alguna buena noticia vinculada al arte?

En lo personal, he vuelto a ser freelance.

En lo público, el arte afrotrasatlántico está de moda. Y el cubano, también.

_A una gran mayoría no le gusta el arte contemporáneo porque le resulta difícil de entender…

Es un problema de gustos e incultura.

A mí no me gusta la ópera, y por eso no se me ocurre la descabellada idea de pedir que la eliminen de los programas de teatros o festivales de música. Ni me cuestiono que me molesten esos altos decibelios del Bel Canto, que pudieran parecer personas chillando con cierta tonalidad, o entenderse como tal.

Pues igual de específico es el arte contemporáneo, es un lenguaje, con unas normas internas, si te gusta bien, sino … no pasa nada.

No somos sal o azúcar para gustarle a todo el mundo.

De lo que se trata es de ser tolerantes al respecto, y abrir puertas y ventanas, no cerrarlas.

_¿Cuál es el papel del público en la actualidad?

El papel más activo, el papel integrador, el papel totalizador del completamiento final.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.