Conversando con Virginia Bersabé

"en Entrevistas/Investigación/Opinión"

Me llamo Virginia Bersabé, y nací en Córdoba, en 1990. Estudié Bellas Artes en la Universidad de Sevilla, donde realicé también el máster Arte: idea y producción.El eje central de mi trabajo pictórico es la mujer mayor. Me interesa su relación con el espacio y lo que podríamos entender como las manifestaciones físicas y pictóricas de su memoria e identidad. Trabajo distintos formatos y técnicas: desde gouache sobre papel y pequeños cuadernos de viaje hasta grandes lienzos al óleo. Desde 2011 también llevo a cabo el proyecto Perdidas en un cortijo andaluz, una serie de intervenciones murales en cortijos abandonados de Andalucía. 

 ¿Cómo definirías el arte contemporáneo en una palabra?

Resistente.

¿Podrías explicarte…?

Sí, claro. El arte contemporáneo está actualmente contagiado de modas. Modas artísticas que no aportan nada al arte, sí al mercado. Son modas que duran unos años y que exprimen al artista, de modo que no deja hacer investigaciones en profundidad, pues se está metido en esa vorágine. Es por eso que, personalmente, diferencio el arte contemporáneo resistente, el que busca más allá, el que no se somete a las modas. Para mí el arte tiene que emocionar, que provocar algo en el espectador, y tiene que ser una revolución en sí mismo. 

¿Qué libro has leído últimamente?

Pues con los libros me pasa como con la pintura: estoy con varios a la vez. Cada vez leo más poesía y literatura que libros relacionados con la pintura. Los últimos terminados son la imprescindible novela Tea Rooms de Luisa Carnés; un magnífico libro sobre la cultura andaluza, Arqueología de lo jondode Antonio Manuel; y una buena reflexión para cualquier pintor, Los colores de nuestros recuerdos de Michel Pastoureau. En mi mesita de noche, ahora mismo, tengo poemas y romances de Lorca. 

¿Con qué personaje te gustaría tomarte un café? 

Con mucha gente. Disfruto mucho los ratos de café o té, sobre todo con mis modelos. Es difícil elegir a un solo personaje, pero te diría ahora mismo que con la pintora María Gómez. 

¿Quién decide qué es arte?

No creo que haya alguien concreto que pueda decidir lo que es arte (aunque muchos pretendan tener ese poder). Como bien dice Juan Fernandez Lacomba: “El arte es arte cuando es”.

¿Qué encargo te gustaría recibir?

Pues cualquiera que sea arriesgado. No tengo en mente ninguno concreto ahora mismo, pero me gusta cuando de entrada no se sabe muy bien cuál va a ser el resultado final: los trabajos en los que hay más preguntas que respuestas. Te puedo decir que lo más importante en un encargo es que me emocione. 

Un comentario sobre tu trabajo que te haya gustado…

Recibo comentarios de todo tipo, por supuesto. Muchos de ellos son muy buenos. Comentarios sobre el valor puramente estético de algunas piezas, pero también otros que me emocionan incluso más: los que se refieren a mi labor con las mujeres mayores. Me ha pasado muchas veces que alguien sale de una exposición mía y me dice que no puede verla, porque le afecta. También me dicen que les recuerda a alguien de la familia, y eso los conmueve. Pero muy a menudo (y esto es algo que agradezco) me han dicho que estoy mostrando una parte de la sociedad que suele ser invisibilizada. Ese es quizás el comentario más bonito que puedo recibir. 

Un agente artístico que esté haciendo un buen trabajo actualmente…

Pues en lugar de agentes, yo hablaría de comisarios, críticos y galerías jóvenes que están pisando con mucha fuerza. Por mi parte, y tirando hacia lo más cercano que tengo, resaltaría los que me acompañan en España: Galería Espacio Olvera. Son un buen ejemplo de algo que veo en todo el país, y particularmente en Andalucía: gente con mucha energía, con ganas de hacer muchas cosas, con las ideas claras y muy profesional. 

¿De qué artista te gustaría tener una obra?

Uf, ¡de muchos! El sólo pensarlo hace que me emocione.

¿Qué piensas del sistema artístico español en la actualidad?

Que nos queda mucho por hacer. Somos un país con muchos creadores, incluso de referencia, pero creo que es un sector precario y que se ha precarizado incluso más en los últimos años. Se necesita un sistema laboral e impositivo que comprenda las particularidades del sector. Hay mucho por hacer a nivel formal, institucional, pero también a nivel cultural. Hablo de ayudas, becas, estímulos (indispensables en cualquier país que quiera desarrollar una amplia creación artística), pero también de la mirada misma hacia el arte y el artista que se promueve desde las intituciones y el sistema educativo. Siento que en ese campo hay mucho trabajo pendiente. Veo, por ejemplo, el caso de Francia. Allí sí que se siente que el sector artístico tiene un rol social fundamental. Una anécdota; cuando estaba allí realizando una pintura mural, en plena calle, las familias y los niños se detenían, observaban, y los padres decían, con respeto y en tono pedagógico: “miren, niños… un artista”. Sentía que, a diferencia de España, Francia era una sociedad que se ha educado en el aprecio al arte.  

¿Podríamos decir que el arte refleja la sociedad actual?

Sí, el arte inevitablemente refleja a la sociedad. Añadiría incluso que esa es una razón por la que la sociedad debe también mirar al arte, pues funciona como un espejo; señala sus virtudes y sus vicios. 

¿Se está confundiendo el arte con el mensaje?

Supongo que, si hace esta distinción, es porque entiende al arte como las cualidades puramente plásticas de una obra, indiferente al tema o las ideas racionales que esta pueda transmitir. Personalmente, yo no hago esa distinción. El arte y el mensaje van unidos desde siempre. Cuando alguien hoy intenta expresar una idea y descuida las cualidades plásticas de una obra (porque las considera secundarias), está, a mi juicio, cometiendo un error. 

¿Me podrías decir una institución pública o un espacio privado que te parezcan indispensables?

Sí, claro. Hay una institución por la que siento mucho aprecio y que realiza un rol fudamental; un lugar único en Europa que empuja a creadores jóvenes en sus primeras investigaciones artísticas: la Fundación Antonio Gala, en Córdoba.

¿Qué supone hoy la crítica?

Creo que lo mismo de siempre: una faceta más del trabajo. A veces es amable, a veces es amarga, pero siempre es necesaria. 

¿Alguna buena noticia vinculada al arte?

Que después de muchas luchas (y las que nos quedan) la mujer en el arte va apareciendo cada vez con más fuerza. Esto es un hecho internacional. Ahora bien, hay otra noticia reciente que le compete a España y que es, como hablamos antes, muy necesaria: la intención de crear un Estatuto del artista.

Comentarios

"Lo último en Entrevistas"

Conversando con Anna Dot

Anna Dot (Vic 1991)Hago cosas con palabras. A veces también escribo.Tantas herramientas para
Ir