Conversando con Eloy Arribas

"en Entrevistas/Investigación/Opinión"
Eloy Arribas, Valladolid, 1991.
Soy artista plástico. Me interesa la relación entre el lenguaje y los objetos, y la falta de nomenclatura de la que disponemos para el mundo de las sensaciones, los miedos y los deseos. Me dedico a tiempo completo a la producción de arte.


“Bonita Demolición” en DA2 Salamanca, marzo-junio 2016

_ ¿Cómo definirías el arte contemporáneo en una palabra?

Hay demasiados artes contemporáneos para definirlo en una sola palabra, ¿no?

_ ¿Podrías explicarte…?

La súper velocidad a la que consumimos información hace que surjan nuevos discursos constantemente, y que no dé tiempo a que sean contrastados. No creo que haya un único frente de batalla, ni una sola definición de arte que no esté sujeta a tendencias demasiado fugaces. Ni siquiera sé cuál es mi papel como artista en todo esto.

_ ¿Quién decide qué es arte?

Creo que lo determinante, más que un “quien”, es un “cuando”; Hay un pequeño momento en el que aparece lo indefinible, cuando se produce esa comunicación silenciosa… Ahí es donde se esconde lo que para mí es la esencia del arte, y puede darse en cualquier situación social. Ahora, en la práctica creo que el organismo legitimador es, lamentablemente, el mercado del arte.

_ ¿Qué encargo te gustaría recibir?

No me considero religioso, pero siempre he soñado con diseñar/intervenir/construir una iglesia. De cualquier credo. Me maravillan escenográficamente.

_ Un comentario sobre tu trabajo que te haya gustado…

Hace poco me contactó el director de una revista especializada en flamenco, para que colaborase con ellos. Dijo que veía una parte muy flamenca en mi trabajo y yo casi me caigo de la silla al leerlo. Me produjo una emoción difícil de describir.

_ Un agente artístico que esté haciendo un buen trabajo actualmente…

Hay varios casos de gente que ha sabido llevar a cabo proyectos espectaculares…pienso en Adonay Bermúdez, en Marta Álvarez…

_ ¿De qué artista te gustaría tener una obra?

El cantaor Antonio Chacón grabó una vez para un coleccionista particular un cilindro de cera con algunos de sus cantes. Un cilindro único con cantes grabados una sola vez expresamente para una persona. Mataría por tenerlo. Tampoco me importaría tener un Twombly en el salón, la verdad.

_ ¿Qué piensas del sistema artístico español en la actualidad?

Pienso que nos estamos pegando por unas migajas, y que la situación no tiene pinta de ir a mejor.

_ ¿Podríamos decir que refleja la sociedad actual?

Totalmente.

_ ¿Se está confundiendo el arte con el mensaje?

La necesidad de participar en becas y residencias por pura supervivencia económica dentro de este mundo del arte tan precarizado ha hecho que en muchos casos se trabaje de una manera muy explícita: En las convocatorias se te obliga a dejar claro que eres éste y haces esto. Si a eso se le suma que participar en residencias implica asumir cambios constantes de taller y materiales, el resultado es que la obra plástica se está viendo afectada de inmediatez, tics y efectismos y que se están extendiendo de manera masiva las prácticas de arte menos procesuales. Quizás sí, se está priorizando un mensaje potente ante un sano equilibrio entre la parte puramente plástica de la obra y la conceptual.

_ ¿Cómo ves la situación del mercado español de arte contemporáneo y cuál es la posición del coleccionismo?

El mercado del arte es mínimo en España, y los pocos coleccionistas tienen una actitud heroica, son fundamentales.

_ Una institución pública indispensable…, y un espacio privado…

Para mí, el Da2 de Salamanca. El trabajo que allí se está haciendo por visibilizar a los jóvenes artistas no tiene precio. El Huerto del Tertuliano, en Fuente Olmedo ( Valladolid) es un buen ejemplo de cómo con muy pocos medios se pueden hacer cosas de muy buen nivel.

_ ¿Qué líneas de comisariado se están siguiendo actualmente?

Lo desconozco.

_ ¿Qué supone hoy la crítica?

La crítica está más presente que nunca porque a su cuerpo le ha crecido un apéndice: las redes sociales han democratizado el diálogo en torno al arte, haciendo surgir un mar de información en el que hay de todo: crítica de buena calidad y crítica de mierda, mediocre (¿mierdocre?). La crítica juega el mismo papel fundamental que siempre.

_ ¿Alguna buena noticia vinculada al arte?

El nivel es altísimo, por necesidad. Hay que tenerlo muy claro y trabajar mucho para mantenerse a flote en este mundillo.

_ A una gran mayoría no le gusta el arte contemporáneo porque le resulta difícil de entender…

Y a una pequeña minoría le beneficia que así sea. No hay que olvidar que todo el mercado del arte se mantiene gracias al carácter elitista de la mercancía que maneja.

_ ¿Cuál es el papel del público en la actualidad?

El mismo que el de siempre, imagino: cerrar el círculo, permitir que la obra exista. Aunque las redes sociales han replanteado la posición del público, y han roto un poco con la unilateralidad de la comunicación. Surgen nuevas maneras de ser espectador, más activas.

 

Comentarios

"Lo último en Entrevistas"

Ir