Revista digital de arte contemporáneo

Conversando con Lino Lago

"en Entrevistas"

LT_ ¿Cómo definirías el arte contemporáneo en una palabra?

LL_ Decadente.

LT_ ¿Podrías explicarte…?

LL_ Sí. El arte contemporáneo es académico como lo era el del siglo XIX. Basta oír a cualquier artista o especialista en arte contemporáneo para recordar ninfas volando… Lugares comunes.

No existe un discurso fuera de esas palabras vacías y repetidas por todos. Eso explica el desprestigio de la crítica o el desinterés del llamado impúdicamente “público”.  Vivimos tiempos que se explican muy bien por la corrupción, que inunda hoy todo. El mundo del arte no es una excepción.  

Quien piense que el mundo del arte es un reducto de belleza y ética no tiene ni idea de que habla.

LT_ ¿Quién decide qué es arte?

LL_  Nadie. En sentido estricto el arte es exclusivamente lo que hace un artista, solo, con su conciencia.

Otra cosa es el mundo del arte: Una masificación enorme,  donde lo único “importante” son las interrelaciones dentro de su esfera y a su vez con otras esferas. Nadie decide nada solo. Lo importante es que nada se pare. Las obras de arte solo son piezas del juego y discernir cual tiene mas “arte” es perder el tiempo, por eso la criítica se ha puesto en ridículo.

El contacto del artista con el mundo del arte produce inevitablemente esa corrupción.

LT_ ¿Qué encargo te gustaría recibir?

LL_ No me gustan los encargos.

LT_ Un comentario sobre tu trabajo que te haya gustado…

LL_ No hay que prestar atención a esas cosas. 

LT_ Un agente artístico que esté haciendo un buen trabajo actualmente…

LL_ Ni idea… seguro que muchos artistas.

LT_ ¿De qué artista te gustaría tener una obra?

LL_ Santiago Talavera.

LT_ ¿Qué piensas del sistema artístico español en la actualidad?

LL_ Que está estropeado por la política, estatalizado, como casi todo.

LT_ ¿Podríamos decir que refleja la sociedad actual? 

LL_ Que si no iba a reflejar?

LT_ ¿Se está confundiendo el arte con el mensaje?

LL_ Al contrario. Se está confundiendo demasiado la pura decoración y la pose con el arte.

LT_ ¿Cómo ves la situación del mercado español de arte contemporáneo y cuál es la posición del coleccionismo?

LL_ Lo que dije. Todo demasiado estatalizado.

LT_ Una institución pública indispensable…, y un espacio privado…

LL_ La institución pública más importante y la que habría que cuidar con más esmero debería ser el sistema educativo. El espacio privado que más respeto es cualquier estudio de cualquier artista.

LT_ ¿Qué líneas de comisariado se están siguiendo actualmente? 

LL_ No tengo la más mínima idea.

LT_ ¿Qué supone hoy la crítica?

LL_ Me parece una perversión del lenguaje llamar crítica a eso llamado “Crítica”.

LT_ ¿Alguna buena noticia vinculada al arte?

LL_ Claro. Los artistas aun existen.

LT_ A una gran mayoría no le gusta el arte contemporáneo porque le resulta difícil de entender…

LL_ No, no… no es así. No les gusta precisamente porque entienden muy bien. Y cada cual a su manera, algo que el mundo del arte, que presume de ser muy abierto, no termina de aceptar. Una prueba más de su academicismo.

Por otra parte el ser humano es una plaga enorme que produce una cantidad ingente de basura todos los días. El arte no es una excepción. No es agradable pensar en eso.

LT_  ¿Cuál es el papel del público en la actualidad?

LL_ Odio esa palabra. El “público” son cosas del marketing, del fútbol y de los mitines políticos. Un asco.  

Comentarios

"Lo último en Entrevistas"

Ir