Dokoupil, un artista a contracorriente

La Casa Encendida de Fundación Montemadrid presenta la exposición Dokoupil. La rebelión contra el conceptualismo, una selección de obras del artista checo desde los años ochenta hasta la actualidad. La muestra, de gran relevancia en significado y poder visual, desvela su transición desde una pluralidad de estilos inicial como reacción al conceptualismo hasta una libertad creativa que pretende prescindir del imperativo del cambio permanente.

Miembro fundador del colectivo de arte Mülheimer Freiheit, Jiří Georg Dokoupil (Krnov, República Checa, 1954) es conocido por desafiar las etiquetas con su estilo artístico en constante evolución. Explorando más de cien técnicas artísticas diferentes y experimentando con el neoexpresionismo, la figuración y los estilos vanguardistas, Dokoupil solo puede ser descrito como un artista posmoderno.

El año 1988 supone un punto de inflexión en su manera de trabajar. Preguntarse por la existencia de la pintura, el arte y sus límites, le lleva a construir su universo con fuego, pompas de jabón y leche materna. Su constante investigación de procedimientos pictóricos le impulsa a trabajar con un látigo o la llama de una vela como pincel  -de ahí sus series de pinturas de hollín- o a incorporar otros materiales no convencionales a sus piezas como neumáticos rodantes.

Compuesta por ocho obras de gran formato y comisariada por Christian Domínguez, Dokoupil. La rebelión contra el conceptualismo habla de la libertad del creador y de cómo el estilo se redefine en función de la forma. De las clases de Hans Haacke en Nueva York toma la idea de que “cada obra de arte requiere su propia solución formal, lo cual hace que el estilo se convierta en una especie de enfermedad”.

El título de la exposición alude la rebelión que el artista experimenta contra el conceptualismo y que supone su nacimiento como artista. Dokoupil lo explica así: “Cada artista ofrece una promesa moral con su trabajo. Cuando yo estudiaba arte, los artistas conceptuales prometieron presentar la idea en su forma más pura pero con el tiempo se convirtieron en envoltorios vacíos, repetitivos, en puro formalismo. La concesión a la comercialización y, por lo tanto, al mercado del arte degradó el objeto del arte, convirtiendo las obras en simples mercancías. Eso me resultaba frustrante. De ahí mi rebelión contra el conceptualismo”.

La temática de la muestra, como él mismo argumenta, versa sobre “la existencia de un ser humano que responde al estado de este mundo y que no es responsable ante ningún grupo, institución ni moral social”. Considera que este tipo de independencia está condenada al fracaso, por lo que cada una de las imágenes es una especie de pira funeraria realizada a partir de miedos, entusiasmo y sueños. “Creo que uno debe re-articular constantemente esta actitud y defenderla con todas sus fuerzas”.

SOBRE EL ARTISTA

Jiří Georg Dokoupil nace en 1954 en Krnov (actualmente República Checa). Tras la Primavera de Praga de 1969, emigra junto a su familia a Colonia. Nacionalizado alemán, estudia Bellas Artes en la Fachhochschule für Kunst und Gestaltung de Colonia, la Kunstakademie de Frankfurt y The Cooper Union de Nueva York, donde es alumno de Hans Haacke. Miembro destacado del grupo alemán Mülheimer Freiheit  junto a Hans Peter Adamski, Peter Bömmels, Walter Dahn, Gerard Kever y Gerhard Naschberger, sus propuestas artísticas alcanzan gran éxito en la década de 1980, coincidiendo con el debate planteado por el arte postmoderno.

Comentarios