El C3A presenta “Todo es otro”, una exposición de la escultora Ana Prada

El Centro de Creación Contemporánea de Andalucía, C3A, presenta la exposición Todo es otro de la escultora Ana Prada (Zamora, 1965), una revisión de sus trabajos desde 1994.

La obra de Ana Prada parte del objeto cotidiano para construir, desde la unidad de medida imaginaria de tazas, pelotas de golf, rulos o cuchillos, estructuras geométricas complejas, a veces de escala monumental. Esta interrelación entre objeto cotidiano y escultura está en el centro de la tensión conceptual y formal que gira entorno a estas obras. Al mismo tiempo el volumen escultórico, la medida y el material generan diversos espacios y planos de perspectiva para el observador. Lo que en la distancia puede parecer una retícula, un tótem o un cubo, en el plano cercano se desvela como un conjunto de cucharas o botes de plástico desprovistos de su función utilitaria. Esta búsqueda de objetos, texturas, materiales y colores no es una asociación casual, sino el resultado de un proceso de experimentación donde las propiedades de estos elementos se subordina a la obra de arte. De esta manera, Ana Prada lleva los materiales al límite de su frontera física de carga, pesos y fuerzas.

Durante los años 90 y la primera década del siglo XXI la práctica de la artista está vinculada a la creación de obras para arquitecturas específicas e in situ. Estas obras eran en esencia efímeras, como podemos ver en la exposición a través de las instalaciones Monocromo culinario, azul turquesa (2009-2020) o Trenza rosa. XL (1994-2020), de las que se incluyen nuevas versiones. Esta reflexión sobre la especificidad de la obra de arte en relación con la arquitectura da paso a obras en las que se analizan las capacidades escultóricas de los objetos elegidos.

Estos objetos pertenecen al ámbito doméstico en su mayoría, aunque no siempre, a la cocina, a los armarios, al cuidado del cuerpo en relación con la idea de belleza o los fluidos. Los títulos juegan con esta ambivalencia, reforzando o desactivando la conexión lingüística entre significante y significado. Aquí la artista recurre a cómo se construye y completa la percepción visual.

Al hablar de su trabajo la artista explica: “En el juego complejo de implicaciones mutuas que es la comunicación siempre nos olvidamos de la verdadera inestabilidad de las cosas y los significados. Busco establecer una comunicación defectuosa que deje sumido al receptor en un estado de incertidumbre o doble comprensión respecto a qué clase de mensaje es el mensaje que se presenta. Este empeño irresistible esta basado en mi fascinación con “El otro”, considerado siempre como algo diferente, aquello que es otro frente a la idea de ser considerado algo. Es mi determinación y deseo servirme de esta inestabilidad de los signos para enlazar al otro, controlar su mirada, provocar su curiosidad, y en última instancia transformarlo en un voyeur. De esta manera estudio el mundo de los objetos y sus infinitas posibilidades”

Ana Prada (Zamora, 1965) vive y trabaja en Londres. Estudia en la  Facultad de Bellas Artes de Valencia – UPV durante 1983-1988. Realiza un  Master en Bellas Artes en Goldsmiths College (1989-1991). Ha expuesto en la Sala Parpalló, Valencia (2010); Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León~MUSAC, León (2007); Jerwood Space, Londres (1999); The New Museum of Contemporary Art, Nueva York (1998); Witte de With, Rotterdam, (1996); Instituto Valenciano de Arte Moderno~IVAM, Valencia, (1995); Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía~MNCARS, Madrid (1995); Bienal de São Paulo, São Paulo (1994), entre otras. 

La muestra, coproducida con el MUSAC, se exhibirá en León del 3 de octubre al 28 febrero de 2021.

Comentarios