El Museo Picasso acoge una exposición que reinterpreta la imagen del artista malagueño

"en #Arte en Madrid/Exposiciones/Museos"

El Museo Picasso-Colección Eugenio Arias presenta dos nuevas propuestas expositivas: ‘Siete caras de Picasso’ y un plato de cerámica con una escena de torneo, firmado por Pablo Picasso, como nueva Pieza Invitada.

Luis Gordillo

La muestra ‘Siete caras de Picasso’ es un homenaje al pintor malagueño através de reinterpretaciones a cargo de diferentes artistas contemporáneos, cedidas para la ocasión por la Fundación Palau.

El 22 de abril de 1964, el biógrafo y poeta catalán Josep Palau tomó un retrato de Picasso con su vieja Kodak, que es el punto de partida de esta exposición. Esta instantánea ha sido reinterpretada e intervenida por artistas de la talla de Joan Fontcuberta, Luis Gordillo, Antoni Llena, Antoni Muntadas, Carlos Pazos, Perejaume y Antoni Tàpies, a partir de una invitación por parte de la Fundación Palau, con motivo del 90 aniversario del nacimiento de Josep Palau.

En estas intervenciones, cada artista integra la propuesta con su lenguaje e interés creativo propio: las obras de Fontcuberta y Muntadas reflexionan sobre el concepto de autoría y procesos artísticos, mientras que Tàpies y Perejaume trabajan sobre la cuestión de la presencia y ausencia del artista. Por su parte, Gordillo, Llena y Carlos Pazos analizan e inciden sobre cuestiones relativas a la identidad.

Antoni Tàpies

UN PICASSO PROCEDENTE DE PARÍS

Además, el Museo Picasso-Colección Eugenio Arias presenta una nueva edición de La Pieza Invitada, un programa expositivo cuyo objetivo es acercar al público obras de Picasso procedentes de otras instituciones y establecer un particular diálogo con la colección permanente del museo.

En esta ocasión, la Pieza Invitada es un plato de cerámica, procedente del Musée Picasso de París, con una escena que representa a un caballero armado. Datado en 1951, fue realizado en el taller de cerámica Madoura, en Vallauris, localidad francesa en la que el artista conoció a su barbero y amigo, Eugenio Arias.

A principios de 1951, Picasso pintó una serie de platos con escenas de torneos en las que aparecen jinetes con armadura, montados a caballo y acompañados, en ocasiones, por un escudero. Estas obras se corresponden con un conjunto de dibujos en los que el artista malagueño desarrolla el tema del caballo provisto de armadura, montado por un jinete armado con una lanza, de clara inspiración medieval.

SOBRE EL MUSEO PICASSO – COLECCIÓN EUGENIO ARIAS

Este museo de la Comunidad de Madrid alberga la colección de obras y objetos que Pablo Picasso regaló a Eugenio Arias, su barbero, cuando ambos vivían en Vallauris, un pequeño pueblo al sur de Francia. Arias fue amigo y confidente del pintor, además de su peluquero y barbero personal, al que Picasso entregaba obras como prenda de su desinteresada relación. Unas obras que el barbero atesoró con mimo y que deseó que permanecieran en su pueblo natal, Buitrago del Lozoya, tras su muerte.

La colección inicial del museo estaba compuesta por 50 piezas, principalmente dibujos, estampas y cerámicas dedicadas a Eugenio Arias, y, posteriormente, la Comunidad de Madrid ha ido ampliando la colección y estableciendo un amplio programa educativo y expositivo. En este sentido, el museo acoge tambiénactualmente la muestra ‘Gyenes: Picasso en el objetivo’ y ofrece de manera regular una variada programación de actividades culturales para todos los públicos.

Comentarios

"Lo último en #Arte en Madrid"

Ir