Es Baluard presenta el proyecto «ESTAT PREVI»

"en #Arte en Baleares/Investigación/Museos"

La directora de Es Baluard, Imma Prieto, y los co-organizadores de Platform HARAKAT Pau Cata y Balbina Sardà.

Es Baluard Museu d’Art Modern i Contemporani de Palma presenta «Estat previ. Espai de reflexió sobre el valor de l’arxiu sense intervenir», el proyecto desarrollado por Platform HARAKAT dentro del programa «Col·lectius a l’Observatori», después de «NuSongs. Cicle de concerts en acústic» de Pecan Pie y «Aforismes, notes i notes en vers d’Andreu Vidal» del Clúster de Còmic i Nous Mèdia de Mallorca.

«Estat previ», tercer y último montaje de este programa con motivo del 15 aniversario de Es Baluard, se podrá visitar desde el 8 de noviembre de 2019 hasta el 5 de enero de 2020 en el Observatori de Es Baluard y la apertura es el próximo 7 de noviembre a las 19.00 horas con entrada libre.

Según explica el colectivo, estado previo es “aquel en que un archivo no ha sido todavía sujeto a la intervención por parte de instituciones especializadas o, en lo que, por diferentes motivos, el archivo resta a las periferias de su posible interés, en un tiempo y un espacio alejado de su funcionalidad predeterminada. Así, el estado previo pone la atención en el archivo anterior a su gestión, clasificación y cuantificación”.

De esta manera, el proyecto muestra un diálogo desde donde continuar articulando el archivo desde las prácticas anarchivísticas a partir de un conjunto de materiales propuestos por Pedro G. Romero, Edu Comelles, Ricardo Pérez-Hita, Francesca Masoero, Nabil  Djedouani, Marina Planas y Marta Sesé.

Asimismo, «Estat previ» pone la atención en el estado del archivo anterior a su manipulación para la gestión, clasificación y cuantificación ya sea a partir de las metodologías de la archivística convencional como desde aproximaciones alternativas tales como las propuestas desde el anarchivismo. Supone una reflexión sobre la ecología de los archivos en desuso, en este estado de anterioridad y sobre las nuevas potencias alejadas de la archivística convencional.

Texto por Platform HARAKAT

 Como nos dice Pedro G. Romero ‘la capacidad de poder tener un conocimiento sin certezas absolutas, y ver el mundo desde la veracidad, pero sin ninguna verdad definitiva, ser capaz de estar en lo inestable, se debe a cosas que suceden en la esfera del arte, su aplicación al régimen del archivo es necesaria y evidente‘. La fragilidad alegre que propone Pedro G. Romero es visible y practicada en los diferentes trabajos que se proponen como parte del proyecto.
 
Desde los paisajes sonoros y sus usos poliédricos, por ejemplo, Edu Comelles nos habla de la atemporalidad del archivo, su naturaleza tranquila y aparentemente inerte activada de forma intuitiva en ciertos momentos a partir de la subjetividad y trabajo conceptual. El archivo en estado previo reflexiona también sobre sus otras vidas, aquellas que permanecen invisibles. Estas vidas pretéritas del archivo pueden ser también futuribles. Ricardo Pérez-Hita en A Contratiempo nos habla precisamente de esta transgresión. El interés en el origen de los sonidos queda supeditado a su futura reactivación colectiva. Desjerarquizar para liberar, socializar y compartir. Es precisamente desde este compartir, que Qanat, un proyecto heterodoxo que reflexiona sobre la política y la poética del agua, y que se desarrolla como un espacio donde el archivo y el activismo son indisociables.

Francesca Masoero, co-curadora de Qanat, se centra en los archivos Not Yet, espacios-tiempo que tienen como objetivo curar, cuidar y radicalizar las formas y respuestas a las fracturas sociales, ambientales y epistémicas producidas por la modernidad y la modernización. Escuchar, cuidar y radicalizar son aspectos clave de los proyectos Entangled Ecologíes iniciado por Louisa Aarrass, Noureddine Ezarraf, Sara Frikech y Francesca Masoero, Talwoued – Archives de Jerome Gillerand y Tussamrt de Shayma Nader en el contexto de Qanat. Es precisamente Tussamrt y la lucha por los derechos del agua a través de los poemas cantados que el proyecto intenta recopilar y compartir el que linka el concepto de archivo en estado previo con la propuesta de Nabil Djedouani. En “Nar” (Fuego) y “Taxi Hassan” Nabi reencarna el archivo para exponer tanto el racismo como la censura en la Francia y la Argelia de los años 80. Este ejercicio de memoria histórica se transpone también a la propuesta de Marina Planas y la de Marta Sesé.
 
En Mohamed, Marina Planas reflexiona, a partir del collage, sobre unos hechos de la historia reciente de Mallorca. La anécdota en el proyecto Mohamed es sintomática del desplazamiento orientalista de conceptos y prácticas con resultados funestos. El anacronismo expuesto por Marina Planas es explorado también por Marta Sesé co-curadora del proyecto Archivo Rastro, que parte del anarchivismo: ‘Lo anacrónico enfatiza y promueve la resistencia al orden del archivo, propicia una lectura diferente, la posibilidad de tensar el sentido de los imaginarios y ampliar sus significados, evidenciando sus errores y ausencias en su exhibición aislada o autónoma y ofreciendo múltiples salidas mediante el orden y el desorden continuo de los mismos‘.
 

Comentarios