Espacios encapsulados

"en #Arte en Andalucía/Exposiciones/Galerías"

Si hubiéramos de definir la obra de Norman Morales [Guatemala, 1979], podríamos hacerlo con una sola palabra: sencillez, tanto en sus obras como en su apariencia. No confundamos esto con ser simple, pues “Tiempo y espacio” [16 noviembre, 2019- 11 enero, 2020], su primera individual en España -a manos de la sevillana galería Rafael Ortiz-, presenta gran complejidad. A nivel de discurso encontramos un gran despliegue formal y una curiosa comprensión conceptual que pivota sobre los conceptos de espacio [lugar físico] y tiempo, creando una relación directa entre ambas ideas. Así construye una reflexión sobre cómo la experiencia acumulada en un lugar se suma a la permanencia de lo futuro, de aquello que seguirá estando.

La arquitectura pasa así a ser soporte lingüístico para hablar sobre la noción de “ser en el tiempo”, concatenación de experiencias en un mismo lugar. Esto refiere a la comprensión de los edificios como lugares experienciales, los cuales se nos presentan como delicadas piezas revestidas de extraordinaria pulcritud.

Estos objetos parecen la antítesis de las megalíticas construcciones que entendemos por arquitectura. Obras como Espacio ocupado nos retrotraen a la primera realidad casi olvidada de la identidad del espacio. Dos piezas: una pequeña estructura con forma de casa hecha tan solo por las vigas [a modo de bastidores], y una gemela, de similar forma y tamaño. Si bien la primera es la estructura desnuda, la segunda un interior compuesto por raíces. Esta es la manera en que Norman Morales expone el  paso del tiempo sufrido en la misma esencia del edificio: la madera. Su transformación, su modelación a manos humanas hasta convertirse en receptáculo de vivencias; la experiencia sufrida con y desde el espacio.

Por ello se aleja de las construcciones megalíticas. Las veces que se acerca lo hace repensando las estructuras de manera más cercana y poética. Por ello la serie Arquitectura orgánica resulta tan vistosa: reinterpreta conocidos museos de arte contemporáneo mediante un collage en el cual contrapone los edificios a plantillas del cuerpo humano. Al asimilarlo vemos la cultura como forma de vida, como pilar fundamental de la sociedad. Hemos de sumarle el divertido juego de palabras con el título, pues la ‘arquitectura orgánica’ busca la confluencia entre ser humano y naturaleza, y las piezas son la representación más literal posible de dicho enunciado. De manera tan inteligente vemos el museo [contingente y contenido] bajo un nuevo prisma, un órgano más, parte de un todo.

Las obras de Norman Morales encapsulan estas ideas bajo una apariencia dócil y amable. Sin embargo, una vez nos aventuramos a indagar, a revisar lo que hay bajo ellas, encontramos un mensaje sobre el espacio, el tiempo y la experiencia. Sobre cómo vivir lo que nos acontece y lo que pasará más adelante.

Fernando Sánchez Morote
fernando.sanchez.morote@gmail.com

Tiempo y espacio” | Norman Morales
Del 16 noviembre de 2019 al 11 enero de 2020
Galería Rafael Ortiz, Sevilla

Comentarios