[H]El arte , por Drácula

"en #Arte en Andalucía/Espacios/Exposiciones"
Javier Calleja

Si Bram Stoker hubiera vivido hasta 1977, habría visto a su Drácula convertido en una figura que inspiraba mucho menos miedo a los niños: un helado. Creación de Juan Viñallonga para la compañía heladera Frigo, el helado era negro por fuera [como la capa del vampiro] y rojo por dentro [como la sangre robada]. En poco tiempo se convirtió en elemento pop y quedó marcado de forma dulce en la memoria de una generación. De esta manera, Juan Miguel Quiñones [Vejer de la Frontera, Cádiz, 1979] se reapropia de él y lo presenta en la Fundación Valentín de Madariaga [Sevilla] en la exposición Drácula X Drácula [12 septiembre–10 noviembre, 2019]. Circundando esta idea, varios artistas exponen sus obras en relación al icono de Frigo reinterpretado por el gaditano. 

Aixa Portero

Lo que en un primer momento podríamos catalogar de puramente onanista [hacer a varios artistas pivotar en torno al discurso preestablecido de uno de sus compañeros] logra convertirse en una estrategia de creatividad pura, magnificando el trabajo de quienes participan. De esta manera, la temática de ‘helado Drácula’ –o más bien el Drácula de mármol de Quiñones- no es tal; se transfigura en un elemento tematizado mediante el cual, cada artista expresa y expone su discurso. El helado es eje unificador, pero no eje central, es decir, lo vemos presente en cada una de las obras, pero su tratamiento en tan diverso que resultaría casi imposible atestiguar la relación de las mismas si no se nos diesen pistas previas.

José Luis Román

En algunos casos resulta obvio en tanto a una centralización del icono de una forma más exhaustiva. Obras como la de Javier Calleja [Málaga, 1971], cuyo If you bit I Scream (2019)  refiere a la estética chibi de la ideología pop japonesa, a la cual suma un gamberro juego de palabras en lengua inglesa acentuando sus cualidades ideológicas, exponen el helado como puro icono haciendo gala de una representación magnificada y revisionada de la cultura pop. A esto se suman obras como la de José Luis Román [San Sebastián, 1949], el cual se apropia del mismo logo del producto para crear un escenario que, si bien asemeja a las viñetas de Lichtenstein, parece extraído de una colorida película de terror.

Otros casos, como el Drákóila X Drákóila (2019) de Aixa Portero [Málaga, 1975], son algo más sutiles. Transponiendo los colores asociados al producto de Frigo [amarillo, negro y rojo] crea una inusual composición: un grupo de carpas de color negro atacan de manera violenta a una de color rojo, aludiendo de manera bastante astuta a la gama cromática del helado presentado como elemento anecdótico en las fauces de un no muy despistado animal. De relación parecida encontramos Dracula Monkey (2019), obra de Daniel Sueiras [Alicante, 1976] quien nuevamente hace gala de elementos animales y transposición de cromatismo, alterándolos y convirtiéndolos en una caja para albergar a un mono juguetón que se deleita con su comida.

Daniel Sueiras

La muestra en sí se plantea dudosa: obras intrascendentes junto a otras muy bien ejecutadas, un discurso basado en la revisión del proyecto de otro artista, una temática común que debe [se entiende como premisa] unificarlo todo. Una serie de preceptos que, si bien resultan cuestionables a la hora de elaborar una exposición, cobran vida gracias al trabajo de aquellos quienes exponen.

Fernando Sánchez Morote
fernando.sanchez.morote@gmail.com

Drácula X Drácula
Fundación Valentín de Madariaga, Sevilla
Del 12 septiembre al 10 noviembre de 2019

Comentarios

"Lo último en #Arte en Andalucía"

Ir