Revista digital de arte contemporáneo

Joan Jonas: caudal o río, vuelo o ruta

"en Espacios/Exposiciones"

Joan Jonas: caudal o río, vuelo o ruta
Fundación Botín
25 jun – 16 oct 2016


Joan Jonas, figura clave del performance art, presenta en la Fundación Botín de Santander la instalación inédita caudal o río, vuelo o ruta.

Joan Jonas | Lines in the Sand, performance at Documenta XI in Kassel, Germany, 2002
Joan Jonas | Lines in the Sand, performance at Documenta XI in Kassel, Germany, 2002 | Foto de Werner Maschmann

La artista estadounidense Joan Jonas (Nueva York, 1936), pionera en la práctica de la performance, el cine experimental y la video-instalación, es la protagonista de la exposición Joan Jonas: caudal o río, vuelo o ruta, que acogerá la sala de exposiciones de la Fundación Botín del 25 de junio al 16 de octubre. La muestra ha sido comisariada por Benjamin Weil, director artístico del Centro Botín.

La creadora presenta en Santander una nueva instalación multimedia, concebida específicamente para su exhibición en la Fundación Botín, que ha llevado a cabo en colaboración con quince jóvenes artistas internacionales, seleccionados por la propia Joan Jonas para participar en el Taller de Artes Plásticas de Villa Iris.

Un trabajo en el que la artista profundiza en su investigación sobre la compleja relación del ser humano con la naturaleza y el medio ambiente, un tema que ha sido una preocupación constante a lo largo de su trayectoria.

El nuevo trabajo de Joan Jonas, una instalación multimedia creada específicamente para la Fundación Botín en Santander, refleja las ideas y reflexiones más recientes de la artista acerca de la existencia humana.

En la primera videoproyección parte de imágenes tomadas en sus últimos viajes: suelos de mosaico en Venecia, aves enjauladas en Singapur, el cementerio de Génova, las secuoyas de California, así como diversas especies arbóreas de Cantabria. Con y frente a estas imágenes, Jonas realiza su performance, llevando por único disfraz un sombrero, unas gafas de sol, un vestido y unas chaquetas de papel.

La segunda videoproyección revela un experimento en el que cuatro artistas, participantes en el taller que Joan Jonas dirigió en Villa Iris, interactúan con los paisajes del valle cántabro del Nansa como telón de fondo.

La narración visual de la instalación se completa con un conjunto de dibujos realizados por la artista en papel y por una serie de dibujos murales de animales, que se muestran integrados en un contexto colorista.

La pieza también toma como fuente de inspiración un poema compuesto a partir de fragmentos de teatro Noh japonés, extraídos del libro The Classic Noh Theatre of Japan (El clásico teatro Noh de Japón) de Ernest Fenollosa y Ezra Pound.

Joan Jonas stream or river flight or pattern (caudal o río vuelo o ruta), 2016
Joan Jonas | stream or river flight or pattern (caudal o río vuelo o ruta), 2016 |  Instalación multimedia: paredes pintadas de color, dibujos murales, 32 dibujos enmarcados (tinta sobre papel japonés), 2 vídeo proyecciones |Performers: Saverio Bonato, Galia Eibenschutz, Allison Janae Hamilton, Thao-Nguyen Phan. Cantante: Allison Janae Hamilton. Asistente: Elena Mazzi. Videoasistentes: David Sherman (Nueva York), J.R. González Soutuollo y Laro Sánchez-Palacín (Santander)

La nueva pieza se muestra junto a una selección de vídeos que documentan cinco de las más relevantes performances que la artista ha ejecutado en los últimos quince años: Lines in the Sand (2002); The Shape, The Scent, The Feel of Things (2004-2006); Reading Dante (2007-2010); Reanimation (2012); y They Come to Us without a Word (2015). Este conjunto de obras brinda al visitante una perspectiva única del universo creativo de esta figura fundamental de la vanguardia neoyorquina de finales de los años sesenta y comienzos de los setenta.

La performance es el medio del que me valgo para construir un objeto que existe tan sólo en el tiempo, el cual se plasma con cuerpos, con mi cuerpo. Para mí, la performance es poesía tridimensional creada en vivo en el espacio” Joan Jonas

Nacida en Nueva York en 1936, Joan Jonas se graduó en Historia del Arte en Mount Holyoke College en 1958. Tras cursar estudios de escultura en la School of the Museum of Fine Arts de Boston, estudió dibujo y poesía en la Universidad de Columbia donde en 1965 completó un máster en Escultura. Las exploraciones de la artista con los nuevos medios a finales de los años sesenta y principios de los setenta y el descubrimiento de la obra de Claes Oldenburg, Yvonne Rainer o Simone Forti ampliaron su práctica artística, conduciéndole a establecer los fundamentos formales del performance art, una práctica que hoy continúa liderando.

Además de la escultura y el dibujo, que han sido desde el inicio elementos esenciales de su práctica artística, la performance permite a la artista incorporar a su trabajo el sonido y una dimensión espacio-temporal que remite al cine, además de a la danza y al teatro.

Interesada en la investigación de otras culturas y de sus rituales, así como en los orígenes de la cultura occidental, en el año 1966 la artista viaja a Creta donde es testigo de una boda tradicional y, posteriormente, visita el sudeste de Estados Unidos donde asiste a una danza de la serpiente del pueblo Hopi. Ambos acontecimientos dejan una profunda huella en su práctica artística.

En 1970 durante un viaje a Japón se familiariza con el teatro Kabuki y el Noh, que se convierten desde entonces en constantes fuentes de inspiración para su trabajo: “Al intentar plantearme qué es lo que podía hacer como performer, me remitía a otra cultura y a sus rituales porque desconocía los que existían en la mía y porque los rituales de otras culturas están más próximos a la naturaleza y más implicados en ella”, comentó en una ocasión la artista.

También al inicio de esta década el descubrimiento del vídeo marca un punto de inflexión en el uso que la artista hace de la imagen en movimiento, incorporando este medio a las herramientas que dan forma a su práctica performativa.

En 1994, tras la exposición retrospectiva que le dedica el Stedelijk Museum de Ámsterdam, Jonas inició una reflexión sobre cómo re-escenificar sus performances antiguas que le lleva a introducir objetos y vídeos, creando así sus primeras instalaciones. Desde entonces continúa trabajando en este medio sin abandonar su investigación en la performance, combinando dos formas de expresión artística que están intrínsecamente unidas en su trayectoria.

Performances y espejos

En Wind, una de las primeras acciones documentadas de la artista, creada en 1968, una pareja que viste prendas de abrigo que tienen adheridos espejos, aparece y desaparece en medio de la ventisca y la nieve de un paisaje costero, inmersa, junto a otras parejas, en una elaborada coreografía.

Se trata de la primera aparición del espejo en las performances de Joan Jonas, un elemento clave en su vocabulario formal, que distorsiona nuestra percepción del espacio y que funciona tanto como medio de revelación como de ocultación.

Por otro lado, desde sus inicios Jonas aborda cuestiones relativas a la identidad femenina situándolas en el centro de su trabajo. Así, el espejo es un medio del que la mujer podía servirse para reivindicar su propio cuerpo, devolviendo la mirada al espectador masculino o dirigiéndola hacia su propio yo.

En su performance Mirror Check (1970) la artista examina lentamente su cuerpo con un pequeño espejo redondo. Al mismo tiempo que se expone desnuda, el espejo le sirve para privar al público de la contemplación de la parte del cuerpo observada por ella. De ese modo, el espejo es tanto un medio de revelación como de ocultación.

Incorporación del vídeo

Al igual que otros artistas de su generación, Jonas comenzó utilizando el vídeo para documentar acciones que ella misma protagonizaba en su estudio, en las que abordaba temas relativos a la identidad y a la imagen, caracterizándose con vestidos y máscaras. Así el vídeo se convierte de nuevo en un medio con el que ahondar en las temáticas de revelación y ocultación que ya había explorado con los espejos.

La introducción del vídeo en sus performances le permite dibujar y manipular objetos y mostrar esta acción en tiempo real en una pantalla. Posteriormente, proyecta lo grabado como telón de fondo, creando así una capa adicional de información, aumentando y realineando simultáneamente el concepto de espacio y perspectiva.

En ocasiones Joan Jonas hace desaparecer el cuerpo del performer o los performers en el espacio proyectado; en otras, la artista se viste de blanco convirtiendo su propio cuerpo en una pantalla. La grabación de vídeo le sirve para transponer una acción de un lugar y una época a otras diferentes, reflejando su profundo interés por el cine como forma narrativa.

Literatura, mitos y leyendas

La literatura es con frecuencia el punto de partida de las complejas narrativas de las performances e instalaciones de Joan Jonas, quien a menudo cita a Jorge Luis Borges como una inspiración esencial desde el inicio de su investigación artística. La artista ha trabajado también con textos de muchos otros escritores, desde Dante Alighieri a Aby Warburg, pasando por los Hermanos Grimm.

Si la palabra escrita ha sido una importante fuente de inspiración para la artista también lo es la palabra hablada, y las leyendas y relatos locales centran muchas de sus obras. En una de las más recientes, They Come To Us without a Word, que presentó en la Bienal de Venecia de 2015, Jonas utilizó relatos de fantasmas recopilados en Cape Breton, una pequeña localidad de Nueva Escocia (Canadá), donde pasa los veranos desde mediados de los setenta.

Joan Jonas | Reading Dante, performance at MACBA, Barcelona, Spain, 2007
Joan Jonas | Reading Dante, performance at MACBA, Barcelona, Spain, 2007 | Foto de Jaunchi Pegoraro

El dibujo y la naturaleza

Desde sus inicios el dibujo ha desempeñado un papel fundamental en el trabajo de Joan Jonas. Entendido como acción y como rastro de la misma, representa la idea del espacio-tiempo.

Unas veces, en el transcurso de la performance, la artista dibuja directamente sobre una superficie –papel, pizarra, pared, caballete, pantalla o el propio suelo-; otras, proyecta el dibujo que realiza en tiempo real en una pantalla por medio de un retroproyector o de una cámara de vídeo e incluso incorpora grabaciones hechas anteriormente. El dibujo se puede acumular o desaparecer cuando la artista rasga o arruga el papel, o cuando borra la marca de tiza de la superficie negra del encerado.

Joan Jonas pasó gran parte de su niñez en el medio rural, lo cual explica su fuerte vínculo con la naturaleza y, en consecuencia, su preocupación por la relación del ser humano con su entorno. Los rápidos cambios generados por la actividad humana sobre la tierra, la relación tan distante, abstracta casi, que el “mundo desarrollado” mantiene con su entorno y la indiferencia total acerca de la fragilidad del medio ambiente han centrado gran parte de su obra reciente.

Comentarios

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

"Lo último en Espacios"

Ir