La galería Vilaseco presenta “The Tempest” de Manuel Vilariño

The Tempest de Manuel Vilariño es una muestra con obra inédita que explora la nostalgia de la belleza a través del mar, los sueños, el silencio y la melancolía.

The Tempest

We are such stuff as dreams are made on,
and our little life is rounded with a sleep.
W. Shakespeare

Mar, sueños, hielo, crepúsculos y viento, son cuestiones esenciales en el pensamiento poético y en la vida de Manuel Vilariño.

The Tempest plantea la idea de un paisaje contemplativo, como modelo de visión y espiritualidad basado en la experiencia de la interioridad de la palabra y la imagen.

La luz de la contemplación es una luz interior, lo más íntimo de uno mismo. El paisaje es concebido por el artista como un pensar contemplativo en el que pensamiento y sentimiento se confunden; y en el que se configuran silencios. La serenidad del silencio.

Más de una vez el fotógrafo se definió a si mismo como “hermeneuta del silencio”.

Para Vilariño, el concepto de meditación, vinculado a las poéticas del silencio, significa un retornar a algo seminal en su vida, el mar, como experiencia iniciática y mirada hacia lo abierto.Saber contemplar, como mirar en lo abierto, con todo el alma y “hasta con el llamado corazón”, como dice María Zambrano, es un lento caminar hacia la experiencia interior.

Como apunta Conrad, en Lord Jim, “al nacer, el ser humano se precipita en un sueño, como un hombre que cae al mar”. El mar, un dios distinto, una infinitud que bajo sus aguas habita un cuerpo inmenso que engendra olas y viento. Adentrarse con el artista en ese ámbito mítico, de luz auroral o crepuscular, comporta interiorizar lo real, la soledad del bosque o del océano que es la soledad de lo creado. Desde esta perspectiva, la fotografía nos invita a un descenso en la memoria, facilita la multiplicidad de los sentidos, ante un mar que se abre a la visión.

La fotografía de Vilariño explora los limites de playas, de cabos, de los bordes del océano; de espacios intactos en una soledad infinita, sin refugio. Y sentir la llamada de la luz, un instante revelador, “la oscura luz del engendramiento” de la que habla José Ángel Valente.

Paisajes de una belleza irrenunciable, el artista habla de “una nostalgia de la belleza”, que irradian magnetismo, que evocan sueños, silencio o melancolía; incluso muerte. Estos son algunos de los hilos conductores que nos propone Manuel Vilariño en The Tempest.

La aurora, el silencio y los sueños como materia primordial. El espectador atrapado en un espacio – tiempo, como quien aguarda la revelación de un océano, completa la obra con su imaginación y sensaciones.

Quizás el sentir oceánico del artista al concebir este proyecto lo expresen las palabras de Schoenberg:

“Ojalá se oiga este silencio”.
A man who is born falls into a dream
like a man who falls into the sea …

The Tempest | Manuel Vilariño
Inauguración 20 de febrero de 2020 a las 20:30 h
Del 21 de febrero al 30 de abril de 2020

Comentarios