La performance ‘Queridas Viejas’, de María Gimeno, visibiliza a las mujeres artistas en el Museo del Prado

"en #Arte en Madrid/Eventos/Exposiciones"

El próximo 9 de noviembre a las 19.30 h en el Auditorio del Museo del Prado, María Gimeno ampliará el contenido del libro de Gombrich mediante la introducción de nuevas páginas a golpe de cuchillo, para “hacer sitio” en la Historia del Arte a las mujeres creadoras en el lugar del que fueron excluidas y que les corresponde, junto a sus contemporáneos. Este manual, La Historia del Arte de Ernst Gombrich -una de las más consultadas, icono del canon establecido en Occidente de lo que es el Arte con mayúscula y que desde su primera edición en 1950 ha vendido más de 8 millones de ejemplares en todo el mundo- solo incluye a una mujer, Käthe Kollwitz, por petición del editor en 1966 en sus 688 páginas.

Desde que inició su proyecto Queridas Viejas, María Gimeno ha introducido en el libro a cerca de noventa mujeres artistas, desde el siglo XI -como la iluminadora española Ende, primera pintora europea documentada-, hasta el siglo XX. Los criterios de selección siguen las cuatro reglas que se impuso Gombrich: hablar solo de obras cuya imagen pueda mostrarse; hacer referencia en exclusiva a artistas con trayectoria profesional; mostrar únicamente verdaderas obras de arte, evitando en lo posible criterios personales y limitándose a obras que hayan sido corroboradas por otras historiadoras; y, por último, romper con cualquiera de las anteriores reglas, de considerarlo necesario.

Esta acción completa y complementa la instalación Habitando ausencias, de la misma autora, que se puede ver al final de la exposición dedicada a Sofonisba Anguissola y Lavinia Fontana, a quienes retrata bordando minuciosamente, en petit-point, los autorretratos de ambas artistas que presenta al revés, negando sus rostros, como la historia hizo con sus obras, a la mirada de quien se sitúa delante de ellos. Es preciso esforzarse, buscar su reflejo en el espejo del tiempo, para recuperarlas.

Junto a los retratos bordados de Sofonisba Anguissola y Lavinia Fontana, la instalación se despliega en el Timeline (siglo X a 1881), un extenso diagrama que incluye a setenta y ocho mujeres artistas en el relato oficial de la Historia del Arte, desde el siglo X a 1881, fecha del nacimiento de Picasso que divide las colecciones del Museo del Prado y del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

Con su instalación, María Gimeno desvela en su obra la invisibilidad de las obras realizadas por mujeres a lo largo de la historia proponiendo una historia sin exclusiones de género.

Comentarios