Las medidas de apoyo a la cultura aprobadas por el Gobierno se tramitarán como proyecto de Ley

El Pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado hoy la convalidación del Real Decreto-ley 17/2020, de 5 de mayo, por el que se aprueban medidas de apoyo al sector cultural y de carácter tributario para hacer frente al impacto económico y social de la COVID-19, que ha defendido el ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes. Este visto bueno se ha visto respaldado para llevar a cabo la iniciativa del Gobierno de que sea tramitado posteriormente como proyecto legislativo por el procedimiento de urgencia.

En la defensa de las medidas planteadas, el ministro de Cultura ha indicado que “el montante global del conjunto de medidas articuladas en el presente Real Decreto-Ley asciende a la cantidad de 76’4 millones de euros, además de los derivados de los incentivos fiscales señalados, un notable esfuerzo de solidaridad con el mundo de la Cultura, en momentos complicados, de resistencia y supervivencia. Un esfuerzo plenamente justificado”.

“Debemos proteger y cuidar a los protagonistas del hecho cultural. La Cultura es un eje vertebrador de nuestra democracia. Es nuestra obligación garantizar la supervivencia de las estructuras culturales, y proteger el empleo y las empresas que desarrollan su actividad en el sector. Se trata de personas y se trata de valores, de derechos y de principios”, ha dicho Rodríguez Uribes.

Repaso a las medidas de apoyo a la cultura

“El mecanismo de avales ICO para la financiación de las empresas, por ejemplo, que está cumpliendo su objetivo de manera satisfactoria en el ámbito general, no ha llegado con la intensidad deseada a las empresas del sector, por lo que ha sido imprescindible acudir a una herramienta financiera especializada en prestar avales a las pequeñas y medianas empresas del sector cultural español: la Sociedad de Garantía Recíproca CREA, a la cual el Ministerio de Cultura y Deporte ha dotado con fondos por un importe total de 20 millones de euros”, ha afirmado Rodríguez Uribes.

A estos fondos se suma la apertura de una línea de financiación específica para PYMES del sector cultural que llegan a los 780 millones de euros, de los que cada sector cultural accederá a un mínimo de 40 millones de euros. Así, el Libro, la Música, las Bellas Artes o las Artes Escénicas y Audiovisuales podrán conseguir liquidez inmediata y específica.

En el ámbito de las artes escénicas y la música, el ministro Rodríguez Uribes ha destacado la puesta en marcha de un sistema de ayudas extraordinarias para el mantenimiento de sus estructuras y para el desarrollo de actividades escénicas y musicales y proyectos culturales. Estas ayudas, por valor de 38’2 millones de euros, serán implementadas por el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), siguiendo el procedimiento de concurrencia competitiva, los principios de publicidad, transparencia, objetividad, igualdad y no discriminación.

Además, se modifica la legislación de contratación pública para permitir que los profesionales de la Cultura puedan percibir anticipos e indemnizaciones en caso de aplazamiento o cancelación de las actuaciones ya contratadas con el Sector Público, con el límite de 50.000 euros.

Cinematografía y Artes audiovisuales

Respecto a la cinematografía y las artes audiovisuales, el ministro ha detallado las nuevas medidas diseñadas para la reactivación del sector, para el que se ha establecido la concesión directa de subvenciones por importe de 13,2 millones de euros a los titulares de salas de exhibición cinematográfica, cuya actividad se ha visto igualmente suspendida a raíz de la crisis. 

“Son medidas destinadas, por un lado, a paliar los gastos derivados de la implementación de un plan de prevención de riesgos para sus trabajadores, velando a su vez por la protección y seguridad del público en su reapertura; gastos como la desinfección de los espacios, la adquisición de material de protección, la instalación de mamparas o la colocación de señalética específica. Por otro lado, también tienen la finalidad de subvencionar los gastos relacionados con campañas de reapertura y vuelta del público a los cines”, ha dicho.

Del mismo modo, y con el objetivo de promover la financiación privada en la industria audiovisual, el Real Decreto propone una serie de modificaciones normativas de carácter fiscal. En concreto, se aumentan sensiblemente los incentivos fiscales relacionados con la producción cinematográfica de largometrajes y cortometrajes, que favorecerá la mayor competitividad del sector tanto en el entorno nacional como en el internacional.

De esta forma, se permitirá atraer más producciones y rodajes internacionales, fomentar las coproducciones y aumentar la actividad de la industria audiovisual en España, dando derecho, en el caso de los productores cinematográficos de largometraje, a importantes deducciones, siempre que al menos el 50 por ciento de la base de la deducción se corresponda con gastos realizados en territorio español.

El libro y el arte contemporáneo

En el sector del libro, el ministro ha informado de la creación de una línea extraordinaria de ayudas por importe de 4 millones de euros para garantizar el mantenimiento de las estructuras del sector librero y de la cadena de suministro del libro.

“Se tratan de ayudas destinadas fundamentalmente a las librerías independientes, cuyo cierre temporal ha provocado una drástica caída de su facturación, que podría abocarlas al cese de su actividad. Garantizar la supervivencia de las librerías independientes es de vital importancia para el sector, pues su especial fragilidad afecta al flujo de actividad económica de toda la cadena (autores, editores, distribuidores, traductores, etc.). Son en buena medida la rueda que permite poner en marcha toda la actividad editorial”, ha afirmado el ministro.

Por otro lado, el Real Decreto-ley incorpora ayudas extraordinarias por valor de 1 millón de euros para la Promoción del Arte Contemporáneo, que se articulan en dos vertientes: impulsar el desarrollo de proyectos de innovación digital que fomenten la difusión de las artes visuales, la creación artística, la comunicación y la difusión internacional; y fomentar, mediante una dotación extraordinaria, la adquisición de arte contemporáneo español.

Su finalidad es favorecer el mercado interno de arte contemporáneo, al que por primera vez se le dedica una cantidad específica e independiente del resto de presupuesto que la Dirección General de Bellas Artes dedica a la adquisición de piezas para las Colecciones Públicas del Estado. Los destinatarios de estas medidas incluyen tanto a los artistas visuales, como a las galerías de arte, críticos y comisarios.

Todo ello sin perjuicio de que pueden también optar a la liquidez (al menos 40 millones de euros) y deben ser destinatarios seguros de los beneficios fiscales aprobados también en este Real Decreto en materia de mecenazgo, según las cuales se elevan 5 puntos porcentuales la deducción prevista para las donaciones, modificando al efecto la Ley 49/2002, de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo.

Protección para el desempleo

“Me he referido con anterioridad a las dificultades del colectivo de autores y artistas para acceder a un subsidio de desempleo o a una pensión de jubilación. Con el fin de proteger al colectivo y a sus miembros más vulnerables, las entidades de gestión de derechos de autor, con las que me volveré a reunir en los próximos días, crearon hace tiempo los fondos asistenciales. El Real Decreto-ley fortalece esta acción protectora, facultando durante 2 años a las asambleas generales de estas entidades a aumentar el porcentaje que destinan a la realización de actividades asistenciales”, ha anunciado Rodríguez Uribes.

El Real Decreto-ley crea del mismo modo un acceso extraordinario a la prestación por desempleo de los trabajadores de la Cultura, que no habían quedado protegidos por los mecanismos establecidos hasta la fecha.

“El carácter intermitente de su trabajo provoca que muchos de ellos no estuvieran dados de alta en el momento de la declaración del Estado de Alarma. La urgencia de esta medida es tal que, sin ella, más de 6.300 artistas de espectáculos públicos quedarían sin cobertura alguna”, ha señalado el ministro.

Comentarios