En recesión el arte se eleva
Acción performática
Betanzos [A Coruña]
28 de septiembre de 2013

Proyectos

“En recesión el arte se eleva”

28 de septiembre de 2013

En recesión el arte se eleva es una acción performática que pretende elevar el arte en una época en la que la cultura está sufriendo numerosos recortes y pocos apoyos. De carácter reivindicativo pone en relación el arte, la sociedad, el espacio y el tiempo.

La acción performática consiste en que un grupo de artistas reunidos delante de un edificio tan emblemático como la Fundación CIEC proceda al lanzamiento de unos globos -que serán de los colores de la bandera gallega como símbolo de la propia tierra en relación al camino de la elevación- que llevarán unas tarjetas con el nombre de cada artista participante y su lugar de nacimiento o país al que representa. A su vez, de cada globo colgará una bengala. Los globos se lanzarán simultáneamente al son de una tercera campanada desde la torre de la Iglesia de Santiago, ubicada a 50m de la Fundación Ciec, y en su elevación se consumirá la acción dando lugar a un bello panorama celeste al son de la Novena Sinfonía de Beethoven.

Una acción participativa y una llamada de atención a la sociedad por la gran potencia visual de la acción performática. Pero además, el público que presencie la acción tendrá la posibilidad de recoger un globo con su correspondiente tarjeta. Con él se dirigirá a la Fundación CIEC a recoger la obra del artista que viene indicado en la tarjeta produciéndose el conocimiento del espacio y el conocimiento de un artista y su trabajo. Así la interactuación con el público forma parte esencial del mismo acto.

Con el objetivo de elevar el arte a la categoría que se merece y proceder a su revalorización, la acción justifica en su propia expresión la participación de toda persona para el lanzamiento de algunos de los globos, para contemplar la acción y para la recogida de los mismos. Encarecidamente, se invita a participar a toda persona interesada en la acción para fomentar el arte local, las nuevas acciones y una nueva visualización que difiere de la del marco tradicional de las artes -aún hoy en día tan permanente-. Con ello, quiere además convertirse el pueblo de Betanzos en un punto de encuentro en un día específico donde se juntarán personas de diferentes lugares y condiciones.