Miró nunca visto

"en Exposiciones"

Miró nunca visto
24 de junio al 28 de enero de 2018
Fundació Pilar i Joan Miró


La exposición reúne una singular selección de obras nunca expuestas en la Fundació, algunas inéditas e incluso sin catalogar, que se muestran ahora bajo una perspectiva insólita. Algunas de estas piezas se incluyeron en la exposición del Grand Palais de París en 1974, acontecimiento que marcaría un momento de revisión y replanteamiento para Miró y que daría lugar a uno de sus períodos más fructíferos, condicionando el resto de su trayectoria creativa. Es interesante destacar que Miró contaba con 81 años de edad cuando se inauguró dicha exposición de París.

Las 95 obras que aquí se exponen salieron del Taller Sert y Son Boter entre los años 60 y 70, pasando después a manos de amigos, instituciones de renombre y coleccionistas privados, dispersándose por diferentes lugares. Miró mai vist consigue reunir estas piezas únicas en el lugar donde fueron concebidas, el territorio de la fundación que Miró hizo posible, en un camino de ida y vuelta que celebra el regalo del artista a la ciudad.

De hecho, fue en Mallorca donde Miró encontró el silencio y la calma que le permitían alejarse del reclamo internacional y dedicarse de pleno a su producción artística. A una edad avanzada, más vital y libre que nunca, consigue dar rienda suelta a una renovada actitud plástica e inesperados retos artísticos. Un Miró salvaje y contestatario convive con otro reflexivo y ensimismado, el gesto y el instinto frente al orden y la medida, el seny y la rauxa.

La exposición, como la colección, reivindica al artista inconformista al que aún le queda mucho por decir, que pone en duda su propia obra y mira hacia delante, hacia todo lo que queda por hacer, y que se plantea el futuro de esa obra que deja en un estado suspendido en los talleres.

El periodo que cubre esta muestra coincide con el momento en que Miró celebró su primera exposición individual en Palma de Mallorca, concretamente en la Sala Pelaires en octubre de 1970. Prácticamente desconocido para el gran público de Palma, Miró pasaría de ser “el marido de Pilar” a convertirse en un artista tan reconocido en su tierra como fuera de sus fronteras.

Miró nunca visto reúne obras y material documental que ilustra la relación de Miró con la Sala Pelaires. Destaca el dibujo realizado en la primera página del libro de honor de Pelaires, que se inaugura en Palma en agosto de 1969 con una exposición colectiva en la que se incluyen obras de Miró, Picasso y Tàpies. Joan Miró, poco dado a prodigarse en público, acudiría a la galería poco después de la inauguración para interesarse por un proyecto que, en sus palabras, buscaba despertar a toda esta gente. Pep Pinya visitará al artista en Son Abrines y le propondrá estrenar el libro de honor con su autógrafo. Al cabo de unos días Miró se lo devolvería, sorprendiéndole con el dibujo.

La primera exposición individual de Joan Miró en Pelaires tendría lugar en 1970, a la que le seguirían Homenatge a Joan Prats en 1972 y Sèrie Mallorca en 1973, de la que se incluyen aquí la invitación, el catálogo y la maqueta de la cubierta del mismo. La Sala Pelaires se convertirá en el epicentro del arte contemporáneo en Palma, un lugar de encuentro y un puente hacia la modernidad, gracias a la intervención del propio Miró, quien decide que sea allí donde expongan él y sus amigos: nombres de la talla de Alexander Calder o Josep Llorens Artigas.

Pero el cambio no sólo iba a afectar a la percepción del artista en la isla, sino que como hemos visto, su propia obra estaba a
punto de sufrir una gran convulsión.

Comentarios

"Lo último en Exposiciones"

Escucho un río seco

Escucho un río seco Juan Fontaíña comisario: Francisco Porto La Doce (Boiro)
Ir