El Museo de Huesca muestra “La construcción del silencio” de Ignacio Llamas

"en "Arte en Aragón/Exposiciones/Museos"

La construcción del silencio | Ignacio Llamas
Museo de Huesca
Hasta el 29 de abril de 2018


Esta exposición, resultado de una visita del artista a los espacios expositivos del Museo de Huesca, se configura a través de instalaciones de alto contenido poético y a través de las cuales Ignacio Llamas profundiza en conceptos como la interioridad del ser humano y sus vinculaciones con la trascendencia.

Con esta exposición el Museo de Huesca pretende afianzar su andanza en el campo de las artes plásticas y visuales contemporáneas, apostando por artistas de relevancia en el panorama internacional, cuyos proyectos tienen una gran vocación de vinculación con el territorio de la provincia que surgen de la inspiración de las propias salas expositivas del Museo, espacios patrimoniales privilegiados para poner en diálogo el pasado y el presente de la expresión artística.

 

La exposición

Para Ignacio Llamas (Toledo, 1970) el arte es una posible vía de acceso a un conocimiento que ofrezca respuestas a los interrogantes más profundos del hombre. Las tres instalaciones que integran esta exposición relevan la coherencia de su lenguaje, la versatilidad de sus recursos plásticos y la profundidad de su indagación conceptual. A través de elementos iconográficos recurrentes y de la configuración del paisaje como espacio simbólico, el artista traza diversos caminos de aproximación a un complejo universo modulado por la soledad y el silencio. Pero la obra de Ignacio Llamas busca sobre todo estimular y habilitar la elocuencia de nuestra propia mirada; en este sentido, esta exposición propone un diálogo abierto con un espectador emancipado que no solo pretenda capturar los posibles significados que habitan en las obras, sino que sea capaz de conferir esos otros sentidos que resultan de su propia experiencia, íntima e intransferible.

La instalación Límites (2016-2017), ubicada en el Salón del Trono, está integrada por nueve sacos de escombros, dispuestos entre ellos a una distancia transitable, e iluminados de manera independiente por otros tantos focos de luz. Al aproximarnos, podemos iniciar diversos recorridos que nos llevan a descubrir el contenido de los sacos: nos encontramos entonces con unos paisajes casi desérticos con la leve presencia de puntuales objetos narrativos. Ignacio Llamas interpela una tipología de paisaje sin grandes sobresaltos y donde parece latir la llanura castellana que acompaña a la biografía del artista. El horizonte no es entendido como una línea recta interrumpida por la orografía del territorio, sino como un círculo continuo que cierra y ordena el espacio. Nosotros, los espectadores, a través de una posición privilegiada nos enfrentamos con plenitud a regiones desoladas llenas de intensidades, que vibran sobre sí mismas y que evitan cualquier orientación hacia un lugar culminante.

En la Sala de la Campana se despliega la serie Refugios del Misterio (2008- 2009), integrada por diversas cajas blancas que acogen en sus paredes distintas aberturas. Estas sencillas estructuras se ubican en una dimensión muy distinta a la densidad visual y la imagen hipertrofiada que domina la actual sociedad global y tecnológica. Al indagar en su interior descubrimos espacios limpios, dominados por una luz cálida y transformadora, que solo son alterados por un breve inventario de elementos cotidianos de fuerte carga simbólica: una maleta, una escalera, una silla o un árbol. De este modo, Ignacio Llamas genera un universo silencioso y elocuente, de ámbitos edificados sobre la elipsis y que, en ocasiones, albergan el sonido como único habitante posible.

Instalada en el suelo de la Sala de Doña Petronila, Entornos (2017) se compone de 26 piezas circulares y tridimensionales de yeso distribuidas sobre planchas de madera; incorpora, además, dos elementos esenciales en la producción del artista: luz y sonido. De nuevo, el blanco es el color que modula la uniformidad de la pieza y dispone el conjunto en una dimensión semejante a la del secreto, capaz de hacer merodear en torno a ella múltiples posibilidades interpretativas. Solo puntuales elementos iconográficos habituales en el lenguaje del artista (la silla y los escombros) nos señalan un tiempo pretérito donde el territorio estuvo ocupado. En esta obra, el artista parece sugerirnos la necesidad de integrar con serenidad la belleza de aquello que nos rodea como modo de indagar en las aristas de nuestra propia identidad.

Carlos Delgado Mayordomo, 2017.

 

 

SOBRE EL ARTISTA

Nacido en Toledo 1970 Licenciado en Bellas Artes por la UCM, completó su formación con la participación en diversos talleres con artistas como Luís Gordillo, Mitsuo Miura, Jaime Lorente o Gerardo Aparicio.

A principios de los noventa realiza su primera exposición individual. Desde entonces muestra con asiduidad su obra en galerías, museos y centros de arte. Ha realizado exposiciones individuales y colectivas en España, Portugal, Italia, Alemania, EEUU y Argentina, participando con frecuencia en ferias de arte contemporáneo tanto nacionales como internacionales. Entre otros lugares se ha podido ver su obra en el Museo Patio Herreriano, Museo DA2, Fundación Antonio Pérez, MACA (Museo de Arte Contemporáneo de Alicante), MEIAC (Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo), Museo de Arte Contemporáneo Unión FENOSA o Fundación Caixa Galicia y en ferias como ARCO, TIAF (Toronto), ArteBA (Buenos Aires), Art Brussels, Photo Taipei, Chaco (Santiago de Chile) o Art 13 (Londres). En ARCO 2016 fue elegido por la crítica artística como Mejor Artista Vivo.

A mediados del 2002 su obra abandona el plano para adquirir un carácter volumétrico, siendo esta última de difícil clasificación, al encontrarse a caballo entre la escultura, la instalación y el objeto artístico. De ella cabe destacar su alta carga poética, mediante la cual profundiza en conceptos como la interioridad del ser humano y sus vinculaciones con la trascendencia. Paralelamente a esta obra, y tras un largo periodo de acercamiento al mundo de la fotografía, surgen en 2009 sus primeras piezas fotográficas, que mantienen el espíritu evocador y místico de la obra en volumen. En los últimos años esta trabajando con el concepto del dolor y las posibilidades que este ofrece de, una vez asumido, construir al ser humano.

Su obra forma parte de colecciones públicas y privadas, tanto dentro como fuera de España, como: Museo Patio Herreriano, Colección Unión Fenosa, Colección Circa XX – Pilar Citoler, Fundación Coca Cola, Colección BESart, Colección Caja Madrid, Colección DKV, Colección Figueiredo Ferraz, Fundación Foro Sur o IAACC.

Trabaja con las galerías Pilar Serra de Madrid, Ángeles Baños de Badajoz, 100 Kubik de Colonia (Alemania) y Adora Calvo de Salamanca aunque también ha realizado exposiciones con las galerías: Egam de Madrid, Spazio P de Cagliari (Italia), Fonseca Macedo de Azores (Portugal), Marisa Marimón de Orense, pazYcomedias de Valencia, del Sol St. de Santander o Espacio Líquido de Gijón, entre otras.

Comentarios

"Lo último en "Arte en Aragón"

Ir