Otoño en el Reina Sofía

Mondrian y una importante apuesta por el arte sonoro, con las exposiciones Disonata y Audiofera, centran la programación del Museo

El Reina Sofía ha preparado para este otoño un amplio y medido programa de exposiciones y actividades que verán la luz en los próximos meses.

La muestra Mondrian y De Stijl, que tenía que haber abierto sus puertas en primavera, será inaugurada en noviembre. Mondrian es,junto a Picasso, la gran figura de referencia de la Modernidad, especialmente importante para entender el arte latinoamericano del siglo XX. Supone esta una ocasión única para que los visitantes vean sus trabajos y los de una amplia nómina de artistas plásticos contemporáneos del holandés.

Junto a la anterior, dos grandes muestras dedicadas a lo sonorose convierten en el núcleo central de la programación. Como es conocido, el arte de los siglos XX y XXI tiene una dimensión sonora muy importante que sirve para cruzar los límites de las disciplinas. En el arte contemporáneo se ha enfatizado siempre el sentido de la vista, y ahora es el momento de que el arte sonoro entre de manera especial en escena; el Museo le dedica un papel importante en su programación y lo hace a través de la exposición histórica Disonata. Arte en sonido hasta 1980, y de la presentación de una cartografía de lo sonoro en todo el mundo, a través de la muestra Audiosfera. Audio Experimental Social, Pre- y Post-Internet.

Además, septiembre arranca con un concierto de campanas en el jardín del Museo a cargo de Llorenç Barber y el ciclo de conciertos Archipiélago 2020, que se celebra por cuarto año consecutivo. A principios de octubre la instalación inédita producida por el Reina Sofía, del Niño de Elche. Auto Sacramental Invisible. Una representación sonora a partir de Val del Omar se podrá ver en el Espacio 1 del Edificio Sabatini, formando parte del Programa Fisuras y en noviembre la música experimental de Pablo Sanz en el Auditorio 400.

La oferta expositiva se completa con la muestra que recoge la obra de la artista noruega Anna-Eva Bergman, que se podrá ver en el Palacio de Velázquez del Retiro, donde se exhibirá una selección de los trabajos realizados entre 1962 y 1971, y  una antológica de León Ferrari, que se ha organizado con ocasión de una importante donación de sus obras que realizará la familia del artista al Museo: se va a reunir, por primera vez en Europa, obra inédita junto a su producción más emblemática, cuando se cumple el centenario de su nacimiento.

A todo lo anterior hay que añadir tres programas audiovisuales: Las re-vueltas de la memoria, cine documental tras las dictaduras en Argentina, Chile y España; Guy Debord y René Vienet, del letrismo al situacionismo y El cine sobre arte. Un siglo de experimentación.

Las acciones performativas de la coreógrafa Mette Edvarsen y la performance Escorpión y Félix (2018) del colectivo argentino La Columna Durruti, organizada en colaboración con el Festival de Otoño; y un coloquio – homenaje al historiador del arte, recientemente fallecido, Antonio Bonet Correa, tendrán su espacio en los próximos meses.  Además, la Cátedra Políticas y estéticas de la memoria ofrece un ciclo documental, y varias conferencias con la participación, entre otros, de Judith Butler.

Comentarios