Picasso. Grabados eternos

Picasso fue el gran artista multidisciplinar del siglo XX, abrazando disciplinas como la pintura, escultura, cerámica… El grabado fue una de las que más le apasionó y en esta exposición se pone de manifiesto el altísimo grado de excelencia artística que alcanzó.

La exposición Grabados Eternos muestra una de las pocas series completas que existen en el mundo de Suite Vollard, obra cumbre del grabado del siglo XX. A esta serie, compuesta por un centenar de obras, se le suman los trece grabados de El entierro del Conde de Orgaz, los nueve que conforman la serie de Les Cavaliers d’Ombre y cuatro grabados más: Retrato de Dora Maar (1939), Mujer en el sillón (1947), Cabeza de chica. Françoise (1947) y Jaqueline pañuelo negro vestido rojo (1958). Por último, la exposición se completa con varios carnés del artista y libros de bibliófilo.

La serie Suite Vollard  (1930-1937), consta de 97 grabados de Picasso y tres de Ambroise Vollard. Esta fue un encargo del mismo Vollard como un intercambio de obras, en el que Picasso añadiría a su colección personal obras de grandes artistas como Pual Cézanne, Edgar Degas o Henri Matisse. Los expertos dividen esta serie en siete grupos temáticos: El taller del escultor, El Minotauro, El Minotauro ciego, Rembrandt, La batalla del amor, temas varios y los tres grabados realizados por Picasso a Amboise Vollard.

El entierro del Conde de Orgaz  es una serie de trece grabados parte de una colección que Picasso publicó como una última declaración de amor a la tradición pictórica española y con un poema/prólogo de su amigo Rafael Alberti.

Les Cavaliers d’Ombre ilustra el libro de Geneviève Laporte, compuesto por poemas escritos entre 1951 y 1953.

En este VÍDEO puedes ver unos comentarios sobre «Suite Vollard» a cargo de Leyre Bozal, conservadora de Fundación Mapfre.

 

 

Grabados Eternos
Centro Niemeyer

Hasta el 30 de agosto de 2020

Comentarios