Poetics of Space en 3+1 Arte Contemporânea

Poetics of Space | Teresa Braula Reis y Gregor Graf
3+1 Arte Contemporânea
01.07.16 – 24.09.16


En la galería lisboeta 3+1 Arte Contemporânea, Teresa Braula Reis y Gregor Graf dialogan sobre el espacio consiguiendo habitarlo de un modo singular. La exposición se puede visitar hasta el 24 de septiembre.

Poetics of space
Poetics of space

Cuando entramos en el espacio de la exposición Poetics of Space en 3+1 Arte Contemporânea, rápidamente percibimos que se trata de un diálogo entre dos artistas con lenguajes y metodologías diferentes. Teresa Braula Reis (Lisboa, 1990) con una presencia escultórica que se impone en el espacio y Gregor Graf (Viena, 1976), con un carácter formalmente bidimensional, aparaentemente no sujeto a las especificidades espaciales. Sin embargo, está unidos por un universo de ideas compartidas que se asientan en la comprensión del espacio habitado a partir de sus narrativas. Se trata del mismo universo que Gaston Bachelard enunció en su La Poétique de l’Espace en 1958.

El primer trabajo que podemos ver es una de las cuatro partes de la instalación Lieux de mémoire (2016), de Teresa Braula Reis, p roducida específicamente para la exposición. Un muro se levanta en la entrada de la galería y nos invita a ver la exposición parando, observando y reflejando. Hace referencia, tal como el texto de Pierre Nora que da título a la instalación que se inicia aquí y se prolonga a lo largo del espacio de la galería, al imaginario colectivo de las ciudades en sus procesos de construcción, reconstrucción y destrucción. Esta parte de Lieux de mémoire recuerda temas del Arte Povera, visibles en la incorporación de materiales naturales e industriales como arena, piedras y metal recogidos de locales en obras en la ciudad. Los trabajos de Teresa Braula Reis son site-specific, por regla general, respondiendo y dialogando con los aspectos arquitectónicos que los rodean. En esta parte de la instalación, con la transposición del exterior para el interior de la galería, de paredes blancas, se crea una tensión. Si, por un lado, los materiales de esta instalación son impenetrables e podrían cerrar los espacios, por otro, no lo hacen en su totalidad. Con una altura de menos de 30 centímetros, se nos plantea la elección de trasponer el muro o simplemente rodearlo, a lo largo de sus dos metros de longitud, para continuar nuestro recorrido.

La fotografía in Holz und Heu (2016) de Gregor Graf recorre a otro método para confrontar los modos como vivimos los espacios. Cuando miramos para esta casa y para el ambiente que la rodea es difícil acreditar que se trata de un lugar real. Estamos delante de una casa en Suiza, en el medio de un espacio verde, con árboles perfilados en una pequeña sierra. Una pequeña carretera detrás de la casa denuncia algún nexo urbano. Para crear esta imagen casi perfecta, Gregor Graf retocó sútilmente la fotografía, en un proceso similar al de Thomas Ruff en imágenes como a Sammlung Goetz (1994), retirando algunos de los elementos de los arbustos y realzando otros en los árboles. Esta imagen puede ser entendida en la unión cultural de Graf con su país de origen, Austria. Si preguntamos a un austríaco cual es su forma preferida de vivir, la respuesta más probable que obtendremos incluirá una casa en el medio natural más cercano de una ciudad. El concepto de verde implica aquí un estilo de vida sin filas de tránsito de horas infinitas para llegar al local de trabajo, conducir por largos caminos hasta un supermercado o ser un estraño en una villa. Con todo, en la realidad, estos lugares de campo escogidos son casi siempre ambientes rurales industrializados. in Holz und Heu se presenta, como su tono case surreal de tan perfecto, como una traducción visual de esta idea romantizada de vivir en comunión con la naturaleza, en un estilo de vida puro, en paz y sosiego que será, en los días de hoy, difícil de realizar.

La búsqueda de la perfección surge también en el conjunto de fotografías Rechtexk (2015), en el que Gregor Graf retrató o lo que podría ser una performance, reminiscente del land arte con las intervenciones humanas en el paisaje que implicaban un registro fotográfico posterior, como la icónica A line made by walking (1967) de Richard Long. Un hombre, conduciendo un tractor en el campo con la precisión y rigor de un lápiz en una hoja en blanco, deja, en el final, un rectángulo que parece marcar el lugar perfecto para construir una casa. Este modo casi artístico de conducir el tractor deja la narrativa abierta a numerosas interpretaciones.

La acción física pasa de la observación en Rechtexk al protagonismo en el conjunto am anderen Ufer sah ich dich stehe (2016), acht einsame Berge (2016) y acht entlegene Berge (2016). Este conjunto resulta de un grupo de caminatas hechas por Gregor Graf a lo largo de la frontera de Linz. Em am anderen Ufer sah ich dich stehe, la línea azul denuncia la frontera de la ciudad que, por su especificidad, impide cualquier nexo entre dos zonas vecinas. acht einsame Berge (2016) y acht entlegene Berge (2016) revelan conjuntos de casas diferentes separadas por calles largas a lo largo de la frontera de Linz. Cada casa está rodeada por una cerca permitiendo que las entendamos con una visión circunscrita, que aquí se resume a los tejados que, formalmente, parecen montañas. Esta relación entre la construcción humana y la naturaleza traspasa el aspecto formal, tal como cuando caminamos en una montaña, en este camino solo podemos andar rodeando obstáculos si quisiésemos llegar al otro lado.

En el fondo de la sala, la videoinstalación Broken Souvenir (2016) de Teresa Braula Reis, se focaliza también en la unión entre construcción humana y naturaleza a través de dos acciones en dos monitores Hantarex CRT. En el monitor superior, vemos las implosiones de la demolición de un edificio en cuanto la imagen inferior presenta implosiones en una cantera. Estamos así delante de una relación tan dicotómica cuanto cíclica de la destrucción del paisaje natural, en una aceleración extrema del tiempo para que el hombre pueda construir, seguida de destrucción de las construcciones humanas, en un acto que conduce la materia casi de vuelta a su estado original. Esta videoinstalación llena de referencias como el film “Behemoth” (2015), de Zhao Liang, a través de la apropiación y edición de parte de su sonido. Tal como “Behemoth”, Broken Souvenir deja clara la relación problemática que vivimos entre el progreso industrial y económico y la destrucción del paisaje natural.

La construcción y la destrucción son conceptos ambivalentes que denotan obsesiones contradictorias de la sociedad contemporánea: queremos ser eternos, pero somo atraídos por la destrucción al mismo tiempo que somos asaltados por el ímpetu de construir desenfrenadamente. Esta contradicción está presente a lo largo de los trabajos de los dos artistas de esta exposición, como en el dibujo a acuarela Treppenanlage (2016) de Gregor Graf. Las escaleras que aquí aparecen representadas fueron construidas para solucionar un problema de circulación en una situación de obras. Para resolver el problema resultante de construcciones y modificaciones, los planificadores urbanos construyeron un camino pedestre tras una estación de autobuses. En este dibujo, Gregor Graf eliminó las impresiones del contexto, elevando al objeto en sí, pero sin cualquier función práctica tal como las escaleras tridimensionales que son parte de Lieux de mémoire, de Teresa Braula Reis

También las dos últimas piezas de esta instalación funcionan como objetos individuales a pesar de que en este espacio de la galería parecen fundirse con las paredes, como objetos camaleónicos. Al reinterpretar y reducir estructuras arquitectónicas a esculturas, Teresa Braula Reis coloca aquí su trabajo en diálogo con sus precedentes históricos como el minimalismo y la escultura posmodernista. Lieux de mémoire explora el concepto y materia de la ruina moderna, de modos disitintos. El par de objetos blancos en vertical habla sobre la perennidad de la materia que será siempre tan deseada como intangible en cuanto el par de objetos dispuestos horizontalmente sobre el suelo se asocian a la idea del deterioro total de la materia.

Entre la duración y la transitoriedad, fragmento y totalidad, progreso y ruina, realidad e idealización, podría parecer que estamos en parte alguna. Con todo, cuanto más miramos para los espacios que construimos más percibimos lo que son estas contradicciones, inconmensurablemente próximas a la realidad en la que vivimos hoy, en un mundo de incertezas y de verdades que se confunden con ficciones.
Poetics of Space se presenta así como un conjunto de observaciones sobre la búsqueda de sentido de los lugares en los cuales vivimos con la relación inherente al modo como nos entendemos que es, en verdad, la base de cuestiones fundamentales y universales que atormentan a la humanidad.

Luisa Santos

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.