Se recupera el sistema de color original del primer largometraje de dibujos animados hecho en España

  • El título, ‘Garbancito de la Mancha’ (José María Blay, 1945), fue localizado en Nueva York por un coleccionista privado

Filmoteca Española ha adquirido un nitrato en el sistema de color original, el británico Dufay Chrome, de ‘Garbancito de la Mancha’ (José María Blay, 1945), el primer largometraje de dibujos animados hecho en España y el primero en color de Europa. Hasta la fecha en España solo se conservaba un fotograma en el sistema original, en la Filmoteca de Catalunya, y el British Film Institute de Londres conserva dos rollos en 35mm de los diez que compusieron originalmente la película. Ahora, Filmoteca Española ha adquirido ocho de esos diez rollos, poseyendo así la copia de proyección Dufay Chrome más completa que existe.

Además de esos rollos originales, se han encontrado también otros materiales posteriores: versiones en blanco y negro o en color, de diferentes técnicas y formatos que, en palabras de Marián del Egido, Directora del Centro de Conservación y Restauración de la institución, «contribuyen a completar la historia de la película muchos años después de su estreno, a ilustrar el interés que suscitó, su vida y su evolución».

Una película de animación rodada durante la II Guerra Mundial

‘Garbancito de la Mancha’ es una adaptación del cuento homónimo escrito por Julián Pemartín y música de Jacinto Guerrero. Con 85 minutos de duración, fue realizada en Barcelona por Balet y Blay, la primera productora en Europa que se adentraba en el campo del largometraje de animación a pesar de no disponer de los recursos adecuados. De hecho, la producción resultó complicada debido a la necesidad de importar celuloide desde Suiza y la posterior exportación para el revelado, pues en España aún no existían laboratorios de color.

Todo ello sucedía en el difícil contexto de la Segunda Guerra Mundial. Aun así, ‘Garbancito de la Mancha’ fue estrenada finalmente en 1945, obteniendo un gran éxito en la España de la época. La película no disimulaba su afecto por el régimen y fue recompensada al ser declarada de Interés Nacional y recibir el Premio del Sindicato Español del Espectáculo.

La característica más significativa de este título es que sus creadores emplearon el sistema de color Dufay Chrome, desarrollado por Louis Dufay en 1908, con el que se obtenían imágenes en color incorporando los filtros de los colores fundamentales: rojo, azul y verde a la propia película. El filtro estaba constituido por una malla donde se distribuían reticularmente de forma regular y en líneas muy finas los tres colores. El resultado era una imagen en color por adición que se impresionaba en la emulsión de halogenuro de plata fotosensible. El sistema sólo se utilizó en los laboratorios Dufay de Londres y no logró generalizarse, entre otras razones porque la retícula absorbía dos tercios de la iluminación en la proyección.

A pesar de la práctica desaparición de la película original, que empleó este sistema de color, en la década de 1960 se volvieron a tirar unas copias en nitrato en la que se difuminó la imagen para que no se viese la trama original, perdiendo con ello la calidad y viveza de los colores originales.

Las particularidades de la cinta que ahora pasa a formar parte de los fondos de Filmoteca Española redundan en la importancia de su adquisición, un valor que Marián del Egido ha querido destacar: «esta película es testimonio del desarrollo del conocimiento científico y técnico puesto al servicio de la cinematografía para alcanzar sistemas de color y de animación con mayor calidad, del incremento del valor cultural inmaterial del cine como hábito que crece en todos los sectores sociales a lo largo del siglo XX y que aborda temáticas diversas que se adaptan al interés de todos los públicos. Todo ello desde la fragilidad de un soporte material que dificulta su correcta preservación y que, con más razón, necesita de un apoyo jurídico prioritario en el marco de la Ley de Patrimonio histórico Español».

Un hallazgo inesperado

La copia incompleta que ahora llega a Filmoteca Española fue localizada en Nueva York en 2018 por un coleccionista privado, David Bull. Si bien no conocía la película de antemano, su pasión por el cine le llevó a investigar sobre la misma hasta que descubrió que apenas se conservaban copias y que estas eran de mala calidad.

«Sé que Blancanieves es la primera película animada de nuestro país [Estados Unidos] y lo importante que es para nosotros, así que imaginé que ‘Garbancito de la Mancha’ probablemente sería igual de importante para España. Sentí el peso de su importancia y significado, tanto cultural como histórico», explica Bull.

Consciente de su interés para el patrimonio cinematográfico español, comenzó un periplo para localizar alguna institución estadounidense que se hiciese cargo de la buena conservación del material, aunque sin éxito. No fue hasta 2019 cuando este coleccionista de Estados Unidos diese con el Centro de Conservación y Restauración de Filmoteca Española, que enseguida le puso en contacto con Cineric, un centro de preservación y restauración de películas situado en Nueva York.

La casualidad quiso que la historia no concluyese con el depósito en Cineric de los primeros rollos encontrados y, poco después, Bull localizó otros materiales complementarios de ‘Garbancito de la Mancha’ en una tienda de antigüedades. Más tarde descubrió que las dos personas a las que había comprado el material habían dividido y repartido previamente la colección que Bull había conseguido reunir de nuevo.

Tras comprobar la buena conservación de los materiales en sus primeros reconocimientos y su digitalización a 4K, Filmoteca Española plantea ahora una restauración que pueda recuperar unos colores y unas texturas que llevaban 60 años perdidos.

 

 

Comentarios