sin principio / sin final. Ignasi Aballí en el Reina Sofía

El próximo 28 de octubre abre sus puertas en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia una muestra que se centra en la producción de los últimos diez años del artista Ignasi Aballí (Barcelona, 1958), presentando también algunas obras menos conocidas de períodos anteriores. sin principio / sin final es el título de la exposición que se podrá visitar hasta el 14 de marzo de 2016 en la 3ª planta del Edificio Sabatini. Propone un recorrido articulado en torno a las ideas estéticas del artista, que cuestionan el sistema de convenciones de la representación de la obra de arte, a través de fotografías, vídeos e instalaciones, esculturas, pinturas y collages, y con un ecléctico muestrario de materiales no convencionales como hojas, polvo, óxido, metales, recortes de periódicos o trozos de billetes de banco, que se convierten en fragmentos de una poética crítica de las condiciones de representación de la vida y del arte en el mundo contemporáneo.

Imagen texto (Exhibition continues), 2012 | Ignasi Aballí
Imagen texto (Exhibition continues), 2012 | Ignasi Aballí

La exposición, comisariada por João Fernandes, subdirector del Museo Reina Sofía, se completa con una conversación entre artista y comisario que se celebra en el Auditorio del Edificio Sabatini el mismo día a las 19h para profundizar en el trabajo de Aballí ahora presentado.

Ignasi Aballí, artista que revisa con frecuencia las estrategias de exhibir y narrar del arte conceptual, convoca referentes mucho más amplios, entre los que destacan la literatura y el cine. Como en las novelas de su admirado Georges Perec, su trabajo analiza los diferentes medios artísticos desde su modo de empleo, es decir, exhibiendo los elementos que les dan forma, los estructuran y los determinan en un sentido más convencional. Por ejemplo, en literatura, los elementos constituyentes e invisibles del libro: los índices, las bibliografías, los capítulos, las páginas en blanco entre comienzo y final. Al explorar esta paradoja en distintos lenguajes, como la fotografía, la pintura, el cine o la información en prensa, el artista plantea la distinción entre lo perceptible y lo que no es visible. Del mismo modo, la subversión de la idea de valor en la obra de arte, y el intento sistemático pero fútil de atrapar la contingencia temporal, articulan una obra pensada como un análisis del sentido desde sus márgenes.

Su trabajo, iniciado en los años 80, inventa y reorganiza textos, imágenes, materiales y procesos, confrontando la presencia y la ausencia, lo material y lo inmaterial, lo visible y lo invisible, la transparencia y la opacidad, la apropiación y la creación. Así relaciona el exceso de imágenes en la sociedad actual con la escasez de significados que podemos atribuirles.

Entre las cuestiones abordadas por la obra de Aballí, podemos destacar el análisis del lenguaje y, más concretamente, la relación entre texto e imagen, entre las palabras y las cosas o entre los objetos y los términos que los definen. Algunas de las obras presentes en la exposición que ilustran estos conceptos son, por ejemplo, la serie de las denominadas Cartas de colores [Teoría] (2007) o las Vitrinas CMYK (2010), cuatro vitrinas -una por cada color de las tintas que se utilizan en los procesos de impresión- en las que el soporte convencional de la obra de arte se convierte en la propia obra y cuya función no es la de mostrar sino la de “demostrar” la paradoja de lo que no se ve.

Otra preocupación habitual en su trabajo es la dicotomía entre presencia y ausencia, donde especula con las nociones de desaparición, transparencia, invisibilidad e ilegibilidad. El resultado es una serie de obras en las que, pretendiendo insinuar más que afirmar, la presencia de los objetos es tan solo evocada. Es un singular juego con el espectador que consiste en la búsqueda de la realidad y de la ficción, de lo visible y de lo invisible, de lo transparente y de lo opaco o de lo que se muestra y lo que se esconde. Ejemplo claro de esta práctica son entre otras series Tomar medidas (2010), donde los aparatos de medición son los protagonistas, Entre líneas (2011), instalación basada en el espacio vacío e ilegible de los textos o la dedicada a las Dobles lecturas (2010), con alusiones a autores como Bernhard o Joyce.

Destacar por último, tal vez como el elemento intrínseco más característico de este artista, su necesidad de clasificar y ordenar. Encontramos a un creador que colecciona, inventaría y dispone meticulosamente las informaciones de los periódicos o recoge las imágenes reproducidas hasta el infinito. Hablamos ahora de series como Terminologías básicas del colorListadosMapamundi o Inventarios, realizadas todas entre 1998 y 2015 y en las que la repetición insistente de motivos iguales a primera vista lleva a la aparición de la diferencia.

Mapamundi 2010, 2011 | Ignasi Aballí
Mapamundi 2010, 2011 | Ignasi Aballí

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.