Revista digital de arte contemporáneo

Tomàs Pizà muestra “A grecian solitude” en Addaya Centre d’art Contemporani

"en #Arte en Baleares/Exposiciones"

A grecian solitude | Tomàs Pizà
Inauguración: Sábado día 1 de abril a las 12,00h
Addaya Centre d’art Contemporani
Hasta el 20 de mayo de 2017


Souvenir #01 to #20. Collage, 10x15cm, 2017. Cortesia del artista.

“No sabemos si la Antigüedad ha existido, pero sí que la hemos soñado.” Federico Fellini

El punto de partida de las pinturas que se presentan en A grecian solitude (Una soledad griega) es un archivo generado durante el viaje que Tomas Pizá realizó siguiendo las huellas del británico William Beckford en su Grand Tour europeo hace doscientos años.

Durante la travesía desde Bélgica hasta Italia, Pizá fue recolectando una serie de ‘souvenirs’ incluyendo fotografías, postales, e innumerables anécdotas que, junto con el propio libro que Beckford público tras su viaje en 1783, conformaron el germen de un diario visual a través del cual Pizá manipula y reinterpreta las ruinas de la historia desde una perspectiva contemporánea.

Grand Tour es el nombre que se le dio al viaje por Europa que realizaban jóvenes aristócratas como parte de su educación en el siglo XVII y XVIII. Su valor radicaba en el conocimiento que se ganaba del legado cultural de la antigüedad clásica y del renacimiento. El viaje proporcionaba la oportunidad única de visitar monumentos y ver obras de arte, en una época muy anterior al surgimiento de la reproducción de imágenes. El Grand Tour sería uno de los grandes motores de los viajes culturales y tal vez, de lo que hoy consideramos como turismo. De igual forma, gran multitud de literaturas de viaje fueron producidas a raíz de este periplo, de los que el libro Sueños, pensamientos de vigilia e incidentes de Beckford destaca por ser no solo un epistolario, sino además una composición descriptiva de carácter fantástico y surrealista.

Algunas citas del libro han sido incluidas en una breve publicación de pequeña tirada realizada por el artista en colaboración con la comisaria de la exposición, Cristina Ramos, la cual incluye composiciones realizadas por Pizá a partir de su archivo de postales y un texto curatorial sobre algunas nociones de la exposición.

Pizá profundiza en el lenguaje narrativo de Beckford para concebir un conjunto de imágenes cuyo contexto ideológico navega en torno a la idea del mediterráneo, la búsqueda de la identidad y la tensión de lo poético en una cultura de masas. Formalmente, el planteamiento pictórico es creado a partir de yuxtaponer fragmentos visuales del archivo, en los que la primera traducción plástica de la imagen es el collage, para ser trabajadas en el lenguaje de la pintura posteriormente. La imagen final mantiene un elemento irreal en su figuración puesto que la composición no se articula siguiendo fielmente la arquitectura de la realidad.

La pintura de Tomàs Pizá tiene gran arraigo en la historia, cada pincelada al óleo encierra varias capas de significado, llenas de referencias iconográficas, literarias y pictóricas. En esta línea, nos encontramos con la serie de pinturas de pequeño formato Worship my ribs at Florence, my skull at Bologna, Sienna and Rome cuyas imágenes provienen del Cementerio Fontanelle en Nápoles, una antigua necrópolis que guarda los restos óseos de los que eran demasiado pobres para pagar un entierro adecuado. Estas obras establecen un punto poético entre la fugacidad de la vida y el punto final del viaje, ya que fue en Nápoles donde ambos, Pizá y Beckford, retornaron a la geografía de sus islas.

Las referencias pictóricas y estilísticas de Pizá son variadas, desde el pintor americano Eric Fischl en cuanto a la simulación del espacio real, al pop más cálido del inglés David Hockney en el tratamiento de la luz, pasando por Ronald Kitaj y la tematica del exilio, del viaje como anhelo de deseos.
Definitivamente, el de Tomas Pizá ha sido un viaje sobre el tiempo, ya que la Europa que William Beckford retrata es un clásico, un libro que nunca termina de decir lo que tiene que decir. Literatura permanente, que diría Schopenhauer.

Es a través de la pintura donde Pizá asocia este eterno retorno, la transitoriedad de lo antiguo a lo moderno, de lo repetitivo a la supervivencia arcaica. Y es precisamente en esta relación pintada donde lo nuevo se añade a lo vetusto, sin borrarlo nunca del todo, sino transfigurándolo incesantemente.

Cristina Ramos, comisaria de la exposición.

 

SOBRE LA COMISARIA
Cristina Ramos (Asturias, 1989) es una comisaria independiente y escritora afincada en Londres. Ramos completó un postgraduado en Comisariado de Arte Contemporáneo en la London Metropolitan University en colaboración con Whitechapel Gallery, después de recibir una licenciatura en Restauración y Conservación de Bellas Artes en la ESAPA, Avilés.
Exposiciones recientes incluyen ‘Canning Time’, Art Licks Weekend 2016 (Londres, 2016); ‘Liquid Love’, ENCLAVE (Londres, 2016) y ‘John in a Cage’, Chalton Gallery (Londres, 2016). Ramos es la co-fundadora de The LivingRoom, un proyecto curatorial enfocado en la exposición de prácticas sonoras junto con obras visuales. Ramos está comenzando una editorial con el comisario alemán Christian Lübbert.

SOBRE EL ARTISTA
Tomás Pizá (Palma de Mallorca 1983). Es arquitecto y licenciado en Bellas Artes por la Universidad Europea de Madrid. Ha ganado, entre otras, la becas Madrid procesos (AVAM) y Archi Ghites (CBA Palma). Está representado por las galerías Xavier Fiol y Addaya “centre d’art contemporani” donde ha tenido sendas individuales “Three years later” en 2015 y “you’ve all gone completely crazy” en 2014. Es co-director, junto con José Fiol, del espacio alternativo trastero 109 de Palma de Mallorca.
Actualmente reside y trabaja en Mallorca donde compagina el arte con la práctica profesional de la arquitectura.

Comentarios

"Lo último en #Arte en Baleares"

Ian Waelder | Suede

Suede | Ian Waelder Galería L21 Hasta el 10 de diciembre de

#PalmaPhoto2015

PalmaPhoto celebra nueva edición con un programa sólido fruto de la revisión
Ir